TORI ET LOKITA de Jean-Pierre y Luc Dardenne

Los dobles ganadores de la Palma de Oro por Rosetta en 1999 y por El niño en 2005 participan por novena vez en la competición oficial del Festival de Cannes con Tori y Lokita, un drama sobre la inmigración ilegal protagonizado por un niño y una adolescente que luchan por construir sus vidas en la Bélgica actual.

Tori es un niño perseguido en su país de origen acusado de brujo. Ella, mayor de edad, intenta hacerse pasar por su hermana para conseguir los papeles de residencia que le permitan mejorar su calidad de vida. Mientras tanto, trabajarán en lo que puedan y como puedan con el objetivo de ganar un dinero para ayudar a sus familiares en su país de origen. Y aunque en realidad no sean hermanos, su relación, compañerismo y fraternidad hace que lo parezca.

Tori et Lokita Dardenne

Los hermanos Dardenne como es habitual en ellos vuelven a retratar la vida de los más desfavorecidos con su estilo directo, sencillo y sin artificios. Buscando reflejar una realidad dura y difícil con naturalidad y franqueza. Con la cámara en mano siguiendo en todo momento las peripecias de los protagonistas. Con discreción y sin recrearse en su desgracia. Pero el curso de los acontecimientos de Tori y Lokita resulta demasiado previsible y superficial. Y el tono demasiado lineal y plano. Y a pesar de su dramatismo, de su actualidad y de su proximidad, el film nunca acaba de tomar el vuelo deseado.

LEILA’S BROTHERS de Saeed Roustay

En 2019 el joven director iraní Saeed Roustayi obtuvo numerosos reconocimientos en festivales de todo el mundo con Just 6.5, incluida una nominación al César a la mejor película extranjera que seguramente habrán facilitado su debut en la lista de los títulos que compiten por la Palma de Oro de 2022.

Leila's brothers Saeed Roustay

Con casi tres horas de duración, Leila’s Brothers es un exigente y complejo drama familiar lleno de discusiones, reproches, insultos, intentos de manipulación y reconciliaciones entre el padre, la madre y sus cinco hijos ya maduros, pero salvo en un caso, aún económicamente dependientes de los padres.

El punto de partida es el plan de Leila, la única hija de la familia y principal apoyo de sus padres, para lanzar un negocio con sus hermanos, al que todos deberán contribuir en la medida de lo posible. Coincidiendo con esta situación, surge la elección del nuevo patriarca del clan familiar al que el padre podría aspirar a cambio de una elevada suma de dinero en forma de monedas de oro. La confluencia de ambos hechos desatará un conflicto que hará surgir las bondades y sobre todo las miserias de todos los miembros de la familia.

Leila's brothers Saeed Roustay

Con momentos que recuerdan al Visconti de Rocco y sus hermanos y El Padrino de Coppola, algunos planos de la elección del patriarca parecen robados de la elección del padrino del clásico de Coppola, Leila’s Brothers se convierte en un certero, pero por momentos también extenuante, reflejo de lo que el ser humano es capaz de hacer por conseguir dinero, estatus o el poder que dar el tenerlos.

NOSTALGIA de Mario Martone

Solo unos meses después de haber presentado Aquí me río yo en el Festival de Venecia, el napolitano Mario Martone compite en Cannes con Nostalgia, la crónica del regreso a Nápoles después de 40 años de ausencia, obligado a escapar a Oriente Medio siendo un joven adolescente, de Felice, interpretado de forma austera pero muy atinada por Pierfrancisco Favino. Las visitas a su madre, sus paseos por las calles de su infancia y los encuentros con sus habitantes le irán recordando una vida y hasta un idioma que tenía medio olvidados.

Nostalgia Mario Martone

El principal problema de Nostalgia es que es de esas películas que se lo juegan casi todo a una carta. En este caso, el reencuentro de los dos amigos de la infancia, Felice y Orestes, uno de ellos convertido en jefe de los barrios fondos de su barrio. Dos tercios de la película están construidos como el lento y lánguido crescendo dramático que se culmina en el clímax del encuentro entre ambos 40 años más tarde. Su problema es que a ese encuentro le falta tensión y dramatismo. Martone busca generar esa tensión entre ambos personajes mediante el montaje ya antes del encuentro propiamente dicho, pero sólo se siente la amenaza. Y ni siquiera en el momento de la reunión entre ambos surge la tensión debido a la distancia y la frialdad con la que está rodado.

Nostalgia Mario Martone

Nostalgia busca abrir frentes dramáticos adicionales a través de la amistad entre el párroco de la iglesia del barrio, a su vez enemigo declarado de Orestes, y Felice, aunque en estos 40 años él se haya convertido al Islam. Pero la forma en la que Martone utiliza esta relación, encuentros con familias con problemas a las que se pone la vida de Felice como ejemplo de reconducción exitosa o la sólo apuntada relación con un inmigrante tunecino, provoca la pérdida del foco de la narración y el alargamiento innecesario de una película a la que le pesa su languidez narrativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X