Alcarràs
8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
6.7

Un verano caluroso en Alcarràs. Tres niños juegan en un coche abandonado en medio del campo. Un poco más tarde, de regreso a casa, presencian como los mayores, una familia de agricultores, discuten entre ellos: perderán sus tierras de melocotoneros a manos de una empresa de construcción de placas solares. Así da comienzo Alcarràs, la segunda película de Carla Simón, tras su debut con el largometraje Estiu 1993, hace 5 años.

Alcarràs mantiene y potencia las señas autorales de la aclamada ópera prima de la directora barcelonesa. La cinta parte de nuevo de una experiencia autobiográfica de la cineasta para retratar, de forma naturalista, una historia sobre el duelo y la reconstrucción a partir de los lazos familiares que unen a un grupo singular de personajes, perfectamente interpretados por un conjunto de actores no profesionales.

Carla Simón forma parte de una brillante generación de jóvenes mujeres cineastas, entre las que podemos citar a Neus Ballús, Mar Coll, Belén Funes, Elena Martín, Nely Reguera, Celia Rico, Pilar Palomero, Clara Roquet y Lucía Alemany, entre otras, que se han abierto camino en los últimos años y que comparten una forma similar de entender el cine. Para ellas, el cine es una herramienta de aproximación a la realidad. A menudo parten de su propia biografía, de experiencias que vivieron de cerca, para describir un estado emocional, a través de unos personajes verosímiles, alejados de estereotipos, y de unas tramas mínimas que rechazan la épica y, prácticamente, los giros de guión y los efectos especiales. Se trata de un cine de apariencia sencilla y con voz propia, influido por las películas de Céline Sciamma, Andrea Arnold, Chantal Akerman, Mia Hansen-Løve o Kelly Reichardt.

Así, la película muestra un momento de crisis en la vida de unas personas, la familia Solé; una historia local que, como los mejores relatos, se vuelve universal. El espacio, las tierras de este municipio del Segrià, bellamente fotografiadas por Daniela Cajías, son el contexto de unas escenas que plasman la cotidianidad de una familia, desde las tareas de recolección hasta las comidas domésticas o los juegos infantiles, con un gran realismo y espontaneidad, a medio camino entre la ficción y el documental.

Alcarràs Carla Simon

La mirada de Simón, y la del coguionista Arnau Vilaró, es luminosa, delicada y tierna, pero a su vez no está exenta de crítica hacia la precariedad laboral de los trabajadores de la tierra, amenazados por las sombras del mundo de hoy, como son los intereses económicos de las grandes empresas o la tecnología deshumanizadora. Una historia familiar de resistencia y unión ante un contexto de cambio con la que nos podemos sentir sumamente identificados.

Alcarràs ha hecho historia al convertirse en la primera película rodada en Catalunya y en catalán que recibe el Oso de Oro en la Berlinale. Tras las ovaciones recibidas en las proyecciones en el Festival de Málaga y en el D’A Film Festival de Barcelona, ha llegado a nuestras salas, distribuida por Avalon. Sensible, conmovedora y profunda, una película única.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X