No mires arriba
7.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votos)
5.2

Quiero morir plácidamente mientras duermo, como mi abuelo.
No gritando de terror como sus pasajeros
.”

Jack Handey

¿Qué pasaría si unos científicos afirmasen que un enorme cometa va camino de estrellarse contra la Tierra y provocar nuestra extinción? ¿Les creerían nuestros gobernantes y tratarían de hacer todo lo posible para evitar el desastre? ¿Y nosotros, cómo reaccionaríamos? No mires arriba [Don’t Look Up] cuenta la historia de dos astrónomos, el Dr. Randall Mindy (Leonardo DiCaprio) y la estudiante de postgrado Kate Dibiasky (Jennifer Lawrence), que descubren la llegada en 6 meses de un ‘destructor de mundos’ e intentan hacer todo lo posible para advertir a los máximos dirigentes y a la opinión pública.

Tras las magníficas The Big Short (2015) y Vice (2018), lecturas gamberras de la crisis financiera de 2008 y del mandato presidencial de Bush Jr. y Dick Cheney, respectivamente, el cineasta norteamericano Adam McKay vuelve con otra sátira política y social. En esta ocasión, el argumento del cataclismo por impacto de un cometa, una alegoría de la crisis medioambiental provocada por el cambio climático, le sirve al realizador para articular una gran crítica contra nuestras miserias morales: las de nuestros políticos, centrados en cálculos estratégicos para mantener sus cuotas de poder y privilegios, y las de la población en general, incapaces de discernir lo verdadero y lo importante en nuestro pequeño mundo de pantallas, fake news, likes y memes.

Adam McKay mezcla con dinamismo diversos géneros, desde la ciencia ficción y el cine de catástrofes, hasta la comedia negra o el drama ligero en una acertada película, aunque algo irregular. El poder metafórico del film, símbolo de nuestro tiempo, es uno de sus aspectos más sobresalientes, junto con una gran labor de montaje, obra de Hank Corwin (Asesinos natos, El árbol de la vida) que dota a la obra de un gran ritmo que no decae en ningún momento, a pesar de su desproporcionada duración. También destaca el buen trabajo del elenco de estrellas reunidas, especialmente Leonardo DiCaprio i Jennifer Lawrence, sensacionales en sus papeles de científicos ninguneados por todos, así como Meryl Streep interpretando a una Trump en femenino y Mark Rylance emulando a un insoportable emprendedor tech, al estilo de Zuckerberg, Musk o Bezos.

No mires arriba Adam McKay

La ambición (y el abultado presupuesto de Netflix) le lleva a McKay a desarrollar una especie de Teléfono rojo (Stanley Kubrick, 1964) postmoderno que abre muchas vías de crítica, tal vez demasiadas, y cae en algunos tópicos. De forma sorprendente, el guión acaba siendo uno de los aspectos más discutibles del film: más allá de la premisa y de la historia principal, la película desarrolla algunas subtramas que no van a ningún sitio, como la del affaire entre dos personajes, da más protagonismo de la cuenta a caracteres que aportan poco al conjunto, como los de Jonah Hill o Ariana Grande, y contiene algunos chascarrillos de trazo grueso.

Sin embargo, No mires arriba, más allá de su irregularidad, es un buen entretenimiento, muy pertinente para nuestra época actual de pandemias, escepticismo y negacionistas. Con sus habituales dosis de cinismo y mala leche, McKay nos grita que no tenemos remedio, que la sociedad actual no está preparada para evitar, o ni tan siquiera comprender, su propio apocalipsis, ya sea en forma de cometa, cambio climático o coronavirus.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X