LAST NIGHT IN SOHO

Hoy abrimos jornada con el pase en los Especiales Oficial Fantástico de la última propuesta de Edgar Wright (Baby Driver, Bienvenidos al fin del mundo, Scott Pilgrim contra el mundo), una película que nos ha dejado fascinados por su forma visual, la su música, su trama y el juego de espejos con que el realizador inglés la ha rodado.

La protagonista de Last Night in Soho es Eloise (Thomasin McKenzie), una chica que se traslada del campo a la ciudad de Londres persiguiendo su sueño de formarse como diseñadora en el mundo de la moda. Una vez instalada en una habitación de alquiler e iniciadas las clases, se dará cuenta de que la vida en la gran ciudad no es fácil. Y encima empezará a tener una extraña conexión con unos hechos del pasado y con Sandie (Anya Taylor-Joy), otra joven que en los años 60 pretendía comerse la ciudad llena de sueños y esperanzas.

Last night in Soho Edgar Wright

Con esta trama de partida, a la que el propio director nos pide que no añadamos nada más para no estropear la experiencia de los espectadores, Wright despliega de forma vibrante una historia que cabalga a dos tiempos que se van solapando e influyendo uno en el otro. Lo hace pasando inteligentemente del color y el brillo que iluminan los sueños de las dos protagonistas a la oscuridad, el dolor y la locura que se desatan cuando se van descubriendo los horrores del pasado y la película acaba aterrizando sin pudor en el género del terror. Y todo ello usando habilidísimos juegos de cámara, superposiciones y espejos para conectar de forma fascinante al principio y temible al final el tiempo actual y los años 60.

Last night in Soho Edgar Wright

También cabe destacar la selección musical, un tema al que Wright siempre da importancia y que aquí una vez más viste la historia y sus puntos de giro más cruciales, con temas como A world without love (Peter and Gordon), You’re my world (Cilla Black), Starstruck (The Kinks), Wishin’ and Hopin’ (Dusty Springfield) o una versión de Downtown interpretada por la propia Anya Taylor-Joy.

El 19 de Noviembre llegará a los cines. No os la perdáis.

SILENT NIGHT

También en la Sección Oficial se presentaba Silent Night una sorprendente película que supone el primer largometraje de Camille Griffin. Y ésta también es una cinta de la que conviene saber lo menos posible para no estropear la gracia de su historia a los espectadores.

Así que sólo os diremos que la trama gira alrededor de una cena de Navidad organizada por el matrimonio formado por Nell (Keira Knightley) y Simon (Matthew Goode). Les acompañarán sus tres hijos (Roman Griffin Davis, Hardy Griffin Davis y Gilby Griffin Davis) y un puñado de amigos como el matrimonio formado por Sandra (Annabelle Wallis) y Tony (Rufus Jones) con su peculiar hija Kitty (Davida McKenzie) o el médico oncólogo James (Sope Dirisu) y su joven pareja Sophie (Lily-Rose Depp). Pero existe un motivo muy concreto para este encuentro y una promesa que han hecho todos los asistentes para culminar la velada.

Silent Night Camille Griffin

Silent Night con una escasa hora y media de duración, deja con la sensación de que hubiera podido sacarse aún más jugo de la situación que plantea. Pero en conjunto resulta una película sorprendente que da una vuelta de tuerca a las tradicionales cenas de Navidad, las disputas y reproches pendientes entre los personajes y por fin el descubrimiento del motivo del encuentro y sus consecuencias.

Humor, música, choque de personajes y un velo negro que acaba cubriéndolo todo cargado de implicaciones y referencias para la reflexión son los elementos de esta Silent Night que nos ha cogido hoy por muy grata sorpresa en la parrilla de Sitges.

STRAWBERRY MANSION

También una mezcla entre un ya peculiar mundo real y los sueños o fantasías de sus protagonistas, nos presenta la original tercera propuesta de hoy. Co-dirigida por Albert Birney y Kentucker Audley, autores también del guión, Strawberry Mansion nos traslada a un mundo donde el gobierno graba los sueños de las personas y les cobra impuestos por ellos. Un hombre que trabaja de auditor (Kentucker Audley) tendrá que ir a reclamar el pago a una anciana (Penny Fuller)) que acumula en casa un montón de cintas de VHS con sueños por los que no ha pagado. Pero una vez allí se verá atrapado en la historia de juventud de la mujer (Grace Glowicki) y en el contenido de sus sueños.

Strawberry Mansion Kentucker Audley Albert Birney

Strawberry Mansion parte de una original historia y despliega su formato casi de cuento onírico a través de escenarios cargados de luz y del color del título diseñados por la fotografía de Tyler Davis, una superposición de estética ochentera y extrañas postales de sueños, y un guión que tira de surrealismo e ingenio allá donde no llega el presupuesto. Una propuesta que no acaba de ser redonda y que a ratos se reitera o azucara en exceso pero que resulta ingeniosa, original e interesante.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies