"Una rosa sola" de Muriel Barbery
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

La escritora Muriel Barbery fue muy aclamada internacionalmente con el libro La elegancia del erizo (2006), un canto a la vida que se aleja de la cursilería superficial burguesa y apuesta por una existencia llena, comprometida y en la que uno/a sabe apreciar el valor de los pequeños momentos poniendo de relieve sus características únicas. Su nueva novela, publicada aquí por edicions 62, narra la historia de una mujer, Rose, en un momento clave de su vida en el que debe viajar a Kyoto por el fallecimiento de su padre al que nunca ha conocido. Pese a no tener demasiados puntos en común a nivel argumental ambos libros conviven en un mismo espacio espiritual y simbólico.

El libro, pese a contener reflexiones sobre numerosas ideas filosóficas, en esencia habla del duelo. Esta temida pero inevitable etapa de la vida es presentada por Muriel Barbery como un proceso transformador, pero sin asignarle un valor moral que justifique la muerte de una persona cercana como necesaria para cambiar uno mismo (como hacen muchas obras de ficción) sino que muestra como el vacío que ha dejado un ser querido será inexorablemente ocupado por una nueva personalidad. Uno de los personajes más interesantes de la obra apunta, para motivar a la protagonista a tomar la decisión que la lleve al desenlace de la narración, que el hecho de no seguir siendo la misma persona que eras despierta en tu interior un sentimiento de culpa hacia la persona perdida y que se debe buscar una fuerza que compense este sentimiento.

Una rosa sola Muriel Barbery

A pesar de ser una novela corta no es una lectura ligera debido a su estilo de escritura barroco, lleno de minuciosas descripciones y concatenaciones de metáforas, a veces un poco rebuscadas. La autora busca crear una novela con los códigos de la poesía (especialmente los propios de Japón), aunque también puede recordarnos a En busca del tiempo perdido de Proust. Sea cual sea la justificación detrás de esta elección estilística describe muy bien el estado mental de la protagonista que vive en el mundo de las ideas a pesar de (o quizás debido a) ser siempre consciente de la infinita complejidad de lo que le rodea. Este distanciamiento no lo causa la arrogancia sino un estado depresivo perpetuo ligado a un duelo existencial que la separa del resto del mundo.

El mundo interior de la protagonista contrasta con el Japón místico donde acaba de poner los pies por primera vez. Imagino que la intención de la autora es comparar la pureza del Japón tradicional con la falta de ganas de vivir y de presenciar la belleza de Rose. Sin embargo, parte de un punto de vista sesgado que cae en los tópicos de la representación occidental de Japón donde se muestra el país como dos polos opuestos: paraíso terrenal e infierno capitalista sin alma. Este retrato superficial perjudica la novela ya que le impide llegar a las reflexiones profundas sobre el alma humana a las que apunta. Podríamos disculpar esta representación atribuyéndola a la visión ignorante que tiene Rose de Japón, pero sería más difícil explicar por qué todos los personajes japoneses de la obra son prácticamente piezas de atrezo colocadas para motivar el arco de la protagonista. Además, hay ciertas descripciones de la fisonomía de estos personajes que son propios de otra época.

Muriel Barbery

Antes de concluir, quiero hacer una breve advertencia ya que algunas frases del libro son en inglés y no tienen traducción. No suelen ser demasiado relevantes para la trama y ayudan, en cierto sentido, a aumentar la sensación de aislamiento que vive la protagonista, pero creo que es relevante hacer una mención a ello, ya que puede ahuyentar a ciertos lectores nacidos en una época en que el inglés no era la lengua que dominaba el mundo.

Una rosa sola es una novela que gustará a quien apreció La elegancia del erizo y al que se acerque a ella con la voluntad de dejarse llevar por el río de palabras, caudaloso y lleno de meandros, de Muriel Barbery. A abstenerse aquellos que busquen una narración austera o una novela de carácter realista o quienes no soporten las grandes expresiones de sentimientos o los relatos de occidentales redescubriéndose en una tierra “exótica”.



Muriel Barbery nació en Casablanca en 1969. Estudió en la Escuela Normal Superior de Fontenay-Saint-Cloud y obtuvo su agrégation en Filosofía en 1993. Fue profesora de Filosofía en la Universidad de Borgoña, en un instituto y en la escuela de profesores de Saint-Lô. Obtuvo una beca de residencia para la Villa Kujoyama, en Kioto, ciudad en la que residió dos años. Es autora de Rapsodia Gourmet (2000; Seix Barral, 2010), galardonada con el Premio Meilleur Livre de Littérature Gourmande, La elegancia del erizo (2006; Seix Barral, 2007), un éxito internacional que obtuvo el Premio de los Libreros Franceses y fue adaptada libremente al cine, La vida de los elfos (Seix Barral, 2015) y Un país extraño (Seix Barral, 2019).

Editorial: Seix Barral
Temática: Novela literaria | General narrativa literaria
Colección: Biblioteca Formentor
Traductora: Isabel González-Gallarza
Número de páginas: 192
Precio: 18.5€


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X