Continuamos en Sitges para afrontar hombres lobos en plena adolescencia a la francesa “Teddy” y nos cogemos fuerte en el asiento para ver la canadiense “Possessor uncut”, un filme de Brandon Cronenberg que según los comentarios que hemos oído no nos puede dejar indiferentes.

Teddy

En los Pirineos franceses, Teddy sobrevive trabajando en un salón de masajes. Un día, a principios de verano, el joven es atacado y arañado por una bestia; probablemente, el lobo que persiguen todos los granjeros de la región. Al cabo de unas semanas, comienza a sentir cierta pulsión animal …

Teddy

Teddy” tiene todos los elementos de un relato de género comme il faut , ambientado en un marco poco habitual como es el campo francés. Los hermanos gemelos Ludovic Boukherma y Zoran Boukherma nos llevan una tragicomedia con un protagonista perdido en plena adolescencia y que no encuentra su lugar en una sociedad donde, simplemente, no pega.

Teddy” tiene alguna chispa de comedia que se desvanece a medida que nos acercamos al final mientras crece la violencia y nuestro protagonista se va transformando al mismo ritmo que su entorno lo rechaza. La venganza estará servida… lenta, como buen cine francés, “Teddy” es un poco irregular con algunos altibajos pero que destaca en su estallido final.

Possessor uncut

Tasya Vos (Andrea Riseborough) trabaja en una organización secreta, que utiliza tecnología de implantes cerebrales para ocupar los cuerpos de otras personas con el fin de llevarlas a cometer asesinatos. Pronto, Tasya no sólo experimenta las secuelas de esta cruel tarea, sino que encuentra un huésped más complejo que de costumbre.

Brandon Cronenberg vuelve a Sitges con este thriller de estética deslumbrante, actores de la talla de Jennifer Jason Leigh y violencia perturbadora. En 2012 ganó el premio al mejor director revelación en Sitges por “Antiviral“.

Possessor uncut” es, seguramente, la película de este Sitges 2020. La de mayor impacto, la más comentada y la que cuesta más que deje indiferente. Con una premisa de ciencia ficción, con una estética de colores fríos que se transforma en sus estallidos de violencia sin piedad, con la cámara muy cercana y con colores rojizos que lo remarcan.

Hipnóticamente inquietante no sólo por las imágenes sino por esta violencia sin remordimiento que muestra con dos espléndidas interpretaciones de Andrea Riseborough y Christopher Abbott al frente de estas dos psiques que luchan por hacerse con el poder.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X