En el Festival de Sitges todo tiene cabida. El programa de hoy nos lleva por tres secciones paralelas fuera de la competición oficial, por tres cinematografías tan variadas como la española, la holandesa y la japonesa, por la animación y por la acción real y por géneros de lo más diverso.

HELLO WORLD

Dentro de la sección Anima’t hoy se presentaba “Hello World“, el segundo largo de Tomohiko Itô, director de diversas series (“Death Note“, “Sword Art Online“, “Occult Academy“) y ex colaborador de Mamoru Hosoda.

Ahora nos traslada al Kyoto de 2027, donde Naomi Katagaki es un estudiante de instituto que un día se topa con quien dice ser su yo del futuro. Este le hará ver que la realidad es una simulación virtual del pasado, en la que se ha infiltrado para ayudarle a cumplir una misión: enamorar a su compañera de clase Ruri y salvarla de una tragedia que le causaría la muerte. Pero a medida que Naomi va consiguiendo su objetivo, se dará cuenta que el sistema informático que controla esta realidad virtual no está dispuesta a que le alteren los acontecimientos.

Hello World Tomohiko Itô

Hello World” es una muestra más de cómo el anime japonés sabe combinar las historias de amor con la ciencia ficción para conseguir historias tan trepidantes como emotivas. Un género que ya en Sitges nos ha dado grandes alegrías en ediciones pasadas como la que trajo “Your Name” de Makoto Shinkai que podría ser perfectamente un referente reconocible de esta.

Un dibujo precioso y colorido, el sentido del humor en las relaciones adolescentes, el toque emotivo que le da el hecho de que los dos jóvenes se enamoren a partir de su amor por los libros, el personaje del cuervo que los acompaña, los momentos de acción con las luchas contra los robots que genera el sistema virtual y este hilo de ciencia ficción sobre realidades virtuales y datos construyendo y reconstruyendo la realidad (que sí, al final puede hacerse un punto complejo), hacen del conjunto una historia emocionante, entretenida y muy disfrutable.

UN EFECTO ÓPTICO

Tras su paso por el Festival de San Sebastián, la sección de Noves Visions ha dado cabida al último film de Juan Cavestany (“Gente en sitios“, “Vota Juan“): Un efecto óptico. Una película que se sirve de una idea surrealista y toques de humor para hablar del drama íntimo de una pareja.

Un efecto óptico Juan Cavestany

Teresa (Carmen Machi) y Alfredo (Pepón Nieto) son uno de esos matrimonios que han alcanzado una anodina normalidad, no tienen una comunicación demasiado fluida y además ya no tienen a su hija (Lucía Juárez), que se ha hecho mayor y se ha marchado a Madrid. Para animar las cosas deciden hacer un viaje a Nueva York, pero mientras uno se emociona con la idea y se entusiasma buscando en las guías lugares para visitar, el otro parece que sólo se deja llevar por la idea. Y cuando por fin llegan a Nueva York, todo se parece sospechosamente al Burgos donde viven.

Un efecto óptico es una película que desconcierta, que deja esa sensación de no haber entendido nada porque de hecho se presta a dejar que cada uno le de la interpretación que le parezca. Pero precisamente el film no aspira a que todo lo que se muestra tenga sentido; tira de ironía, metáforas y un guión desestructurado para reflexionar sobre el síndrome del nido vacío, sobre la relación entre dos personas que se encuentran en diferentes momentos y tienen diferentes aspiraciones y también sobre nuestro comportamiento cuando viajamos y cómo las ciudades pueden devorar a las personas. Y a partir de ahí que cada uno haga con ello lo que quiera, pero la forma en que se presenta la experiencia vale la pena.

TAILGATE (BUMPERKLEEF)

Desde Holanda nos llega a la Sección Panorama Fantàstic, la nueva película de Lodewijk Crijns (“Sickos“, “Decent People“), con el título original de Bumperkleef, un término que hace referencia a pegarse al parachoques del coche de otro.

Tailgate Lodewijk Crijns

Hans (Jeroen Spitzenberger), su mujer Diana (Anniek Pheifer) y sus dos hijas Milou (Roosmarijn van der Hoek) y Robine (Liz Vergeer) se disponen a visitar a los abuelos para una comida familiar. Algo justos de tiempo, encima se encuentran más tráfico del que esperaban y un conductor que colapsa el carril de la izquierda circulando estrictamente al límite de velocidad.

Hans empieza a ponerse nervioso pero no sabe que el hombre que conduce la furgoneta de delante (Willem de Wolf) está dispuesto a dar una lección mortal a los que creen poder saltarse las normas de circulación y empezará a perseguir a la familia decidido a llegar hasta donde haga falta.

Tailgate Lodewijk Crijns

Como director y guionista de la historia, Lodewijk Crijns quizás no consigue que su película resulte del todo novedosa (tenemos ya otros referentes memorables de persecuciones entre conductores), pero sí que consigue primero establecer una conexión con los espectadores (muchos se sentirán identificados con los comportamientos al volante y las discusiones de familia en el coche), para luego mantener la tensión, añadir algunos toques originales y de paso introducir un dilema moral que hacen que este thriller de escasos 82 minutos pase de forma entretenida e interesante.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X