Tercer día en el Festival y, por ahora, no acabamos de encontrar nuestra preferida. También, quizá porque en 2020 todo está resultando mucho más intenso de lo que tocaría, todas las propuestas dan pocas alegrías en el sentido de hacernos reír y desconectar de tanta pandemia y índice de contagio. Hoy tampoco ha sido el día …

Sutemose / In the dusk (En la oscuridad)

“Sutemose” (“In the dusk”) del director Šarūnas Bartas es otra de las muchas películas que estaban previstas en Cannes este año y que han acabado formando parte de la programación de Donostia en un acuerdo con el festival galo tras la suspensión del evento debido a la Covidien-19.

Sutemose / In the dusk (En la oscuridad)

Dando mucha importancia a los paisajes y sobre todo a los rostros, la mayoría de actores no profesionales, “Sutemose” ( “In the dusk”) nos traslada a la Lituania de 1948. La guerra ha terminado, pero el país está en ruinas. Unte, de 19 años, es miembro del movimiento partisano que resiste a la ocupación soviética. No combaten en igualdad de condiciones, pero esta lucha desigual determinará el futuro de toda la población. A la edad en que se descubre la vida, Unte descubre la violencia y la traición. 

Austera, densa, oscura y poniendo énfasis en los silencios y las miradas “Sutemose” ( “In the dusk”) es de esas películas que, a ciertas horas y sobre todo después de comer, cuesta no dar una cabezada involuntaria. Con un ritmo pesado, unos personajes que cuestan de ubicar en el bando que toca, conversaciones que no se acaban de entender a qué vienen y sobre todo esta tediosa inmersión en rostros hambrientos y miradas perdidas, “Sutemose” (“In the dusk”) no consigue que el drama real que explica implique al espectador como debería y la película sinceramente ha acabado haciendose muy pesada.

Herself

En la sección de Perlas del Festival se ha podido ver “Herself”, el tercer título de la directora británica Phyllida Lloyd, después de “Mamma Mia” y “La dama de hierro”. Un drama sobre el abuso doméstico y la crisis de la vivienda avalado por su paso por Sundance.

Sí misma

A primera vista, Sandra es una joven madre que se esfuerza en conseguir un hogar cálido, segura y feliz donde crezcan sus dos pequeñas hijas. Decidida a que sus vidas mejoren, y cuando se entiende que las instituciones no la van a ayudar, decide que el levantará desde cero. Con muy poco dinero y sin ahorros, Sandra deberá utilizar todo su ingenio para convertir en realidad su ambicioso plan. Al mismo tiempo, debe escapar del control de su posesivo ex marido y alejarlo de sus hijas y de ella misma. Pero nada puede amedrentar Sandra, que reúne una serie de amigos dispuestos a apoyarla y ayudarla. Gracias a la generosidad y bondad de estas personas, y al afecto de sus dos hijas, Sandra recuperará la sensación de que realmente puede ser ella misma.

Clare Dunne interpreta una madre coraje en uno de esos filmes que se podría ver en una tarde de cine de cualquier cadena televisiva estatal. Tiene muchas de las tipicas trampas para que te atrape emocionalmente como un principio de impacto con el que rápidamente te pones de lado de la protagonista, su indefensión ante la sociedad que debería proteger y dos niñas monísimas que es imposible que no caigan bien. Es de esas películas formal y interpretativamente bien hechas pero que no aporta nada nuevo a los temas que pone sobre la mesa ni la manera que los aborda. Quizás esperábamos mucho más de un filme que lleva Sundance como aval.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X