El Faro
9Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Robert Eggers irrumpió en el panorama cinematográfico con su primer largometraje, La bruja, una historia de terror poco convencional ambientada en la Nueva Inglaterra de 1630 que fue recogiendo aclamaciones en su paso por diversos festivales. Un camino que se ha visto potenciado con su segunda película que nos llega hoy tras recoger alabanzas desde Cannes hasta Sitges. Y la proeza no era fácil, porque lo que presenta Eggers en “El Faro” es como mínimo perturbador.

Rodada en blanco y negro, en formato 4/3 (lo que hace que la imagen a lo largo de todo el film se vea prácticamente en un cuadrado), El Faro se ambienta en una inhospita isla del Atlántico norte a finales del siglo XIX. Allí llega Ephraim Winslow (Robert Pattinson), que desea aprender del farero Thomas Wake (Willem Dafoe) y descubrir el misterio de la luz del faro. Pero éste no está dispuesto a otra cosa que a encargarle un trabajo denigrante tras otro y atormentarle con sus declamaciones.

La convivencia entre ambos en este rincón tan desolador y castigado por duras condiciones climáticas será todo un descenso a los infiernos a medida que se apodere de ellos la violencia, la desconfianza y la paranoia.

El Faro Robert Eggers Robert Pattinson willem Dafoe

El Faro parece una película sacada de otro tiempo. Con una propuesta de estilo que bebe directamente de clásicos del terror y del expresionismo alemán, lo que propone es básicamente una reflexión existencialista llevada al extremo, sobre la soledad, las frustraciones vitales y la interrelación de dos personas en momentos aparentemente opuestos de su camino en la vida.

Robert Pattinson y Willem Dafoe son los únicos protagonistas y ambos se entregan a un duelo interpretativo brutal, presentándose no sólo como sí mismos sino también en cómo los ve su compañero de reclusión, y prestándose a la escalada de locura que les plantea el director. Sus personajes, histriónicos y verborreicos, sus diálogos, y la intensidad de su crescendo dramático convierten la película en toda una experiencia asfixiante y absorbente para el espectador, tan incómoda como fascinante.

El Faro Robert Eggers Robert Pattinson willem Dafoe

Una experiencia que Eggers viste también en el aspecto técnico de manera magistral, desde el uso del implacable blanco y negro, pasando por una fotografía que lo envuelve todo de una ilusoria naturalidad, hasta la utilización de los sonidos, los atronadores ruidos y los silencios que conforman la brutalidad de un lugar aislado del mundo.

En El Faro todo parece llevado a la pantalla para hacer pasar un mal rato al espectador, y con todo es una de las películas más fascinantes que vais a ver este 2020.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X