Estafadoras de Wall Street
9Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

“Estafadoras de Wall Street” es una película basada en un artículo de Jessica Pressler en el medio digital The Cut que explica el caso real de unas strippers que drogaron y robaron a un grupo de ejecutivos de Wall Street durante la era de penurias que siguió el cataclismo de 2008.

Al leerlo en 2016, Lorene Scafaria (directora de la existencial “Buscando un amigo para el fin del mundo”) decidió llevar la historia al cine, ya que así tenía la oportunidad de poner el foco en algunos temas sociales de los que no se estaba reflexionando en la pantalla grande. Su guion fue circulando de despacho en despacho de todos los grandes estudios de Hollywood, pero siempre había una excusa que entorpecía las negociaciones. Paralelamente, la audiencia de Brett Kavanaugh estaba haciendo patente que una historia que trataba temas como el consentimiento y el empoderamiento femenino era de importancia capital. Este fatigoso proceso de preproducción implicó que cuando empezó el rodaje todo el mundo ya había entrenado tanto la musculatura creativa que en 29 días ya lo habían rodado todo. La filmación, aunque parezca inverosímil viendo el filme, sólo empezó el 22 de marzo de este año, en las mismas fechas que la nueva cinta de James Bond que se estrena en abril del año próximo.

“Estafadoras de Wall Street” es una película sobre el control. El control de las finanzas, el control de las instituciones y el control de la sexualidad. La historia transcurre en un lugar donde colisionan dos grupos de gente (strippers y trabajadores de la bolsa) que la sociedad ve y juzga de forma muy diferente pero que, según el film, buscan lo mismo: ganar mucho dinero. En muchas películas del género criminal hemos visto los clubes de forma superficial, pero en esta ocasión Scafaria incita a la audiencia a mirar detrás del escenario y reflexionar sobre la intersección entre capitalismo y género. No busca aleccionar al público sino poner un espejo a la sociedad para poner de manifiesto las injusticias sistémicas. Una de ellas es como la métrica de valores que usamos para juzgar a una persona varía en función del género. Como se ha visto en la recepción de este film, a las mujeres se les exige un grado de simpatía muy superior. En la primera escena de “Uno de los Nuestros” presenciamos como los tres protagonistas apuñalan a un hombre y se acepta universalmente, pero, en cambio, ha habido numerosas opiniones sobre “Estafadoras de Wall Street” que acusaban las protagonistas de malas madres.

Estafadoras de Wall Street

Como la película de Scorsese, “Estafadoras de Wall Street” está narrada des del punto de vista de la protagonista, Destiny, interpretada de forma brillante por Constance Wu quien dibuja muy bien la evolución de su personaje. Es un relato de iniciación en el que la aparición de un personaje fascinante sacudirá el mundo de la protagonista. Ramona, representada por la infinitamente carismática y merecedora de todos los premios Jennifer Lopez, es la reina del show que escogerá a Destiny como aprendiz y le mostrará todo un nuevo mundo de emociones exhilarantes vinculadas al poder y al éxtasis.

Este viaje de descubrimiento (propio) está iluminado en un estilo que el equipo ha bautizado como la madrina. Se trata de un glamour crudo inspirado por la fotografía de Barbara Nitke, que colaboró ​​en la filmación. Lorene Scafaria y Todd Banhazl (director de fotografía responsable del magnífico videoclip Janelle Monáe: Dirty Computer) decidieron aportar al film una textura emocional de los 70 ‘s mediante el vestuario, el diseño de producción y los sensacionales planes secuencias mucho más orgánica que la de “Joker”.

En cuanto a la dirección, es inteligente y sofisticada, digna de una persona veterana que domina a la perfección su disciplina artística. El montaje, muy Thelma Schoonmaker, consiste en una consecución de cortes precisos, sin dubitaciones, durante dos horas. El mejor ejemplo de esto es el recuerdo en forma de plano insertado del coche marchando calle abajo. Ayuda que el guion escrito nuevamente por Scafaria sea de hierro. La combinación óptima entre diálogos realistas y frases grandilocuentes que reverberan en la mente del espectador permite que exista un milagroso equilibrio entre el exceso (como el de los créditos finales) y la cotidianidad (como el de la escena de la cena de Navidad). Otro aspecto a destacar del texto es que, en su voluntad de crear un fresco social, y a pesar de ser narrado en primera persona, da voz a todo el mundo. Todos los personajes importan y son tratados con la empatía que merecen mediante planos detalle o decisiones inusuales de dirección de actores de Scafaria.

Estafadoras de Wall Street

No podemos concluir sin hablar antes de la elección de las canciones al ritmo de las cuales avanza la película y que ya estaban presentes en el guion porque su contenido dialoga con las imágenes de Scafaria. El ejemplo más claro es el de Control de Janet Jackson con el que se inicia el film y que anuncia la tesis de la obra en el primer minuto tal como sucede con las grandes películas. Otras canciones que son usadas de forma muy hábil en la historia son Royals de Lorde, Next, Birthday Cake de Rihanna y Gimme More de Britney Spears. Aunque es un recurso del que es fácil abusar, la película contiene el número justo de montajes musicales para evitar la redundancia.

“Estafadoras de Wall Street” es una dosis de energía condensada en dos horas. Es una de las películas más completas y complejas del año en la que hay (el infravalorado o sobrevalorado, depende de los círculos cinéfilos en los que te muevas) entretenimiento, buena música, deconstrucción social profunda, diálogo con la audiencia sin soberbia (lo certifica su espectacular taquilla), emotividad (sobre todo con el personaje de Wai Ching Ho), ironía y mala leche, actuaciones insuperables (de las que no he mencionado, las futuras estrellas Keke Palmer y Lili Reinhart brillan tanto en el drama como en la comedia) y uno de los trabajos de dirección y montajes más competentes de los últimos tiempos. No te la pierdas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies