Hoy ponemos punto y final a una nueva edición del Festival de Sitges, tan intenso, heterogéneo y lleno de películas interesantes como siempre. Y en esta despedida hemos tenido tiempo de reencontrarnos con el Jesse Pinkman de Breaking Bad o el terrible fantasma vengativo de Sadako.

EL CAMINO: A BREAKING BAD MOVIE

El epílogo de la serie Breaking Bad ha llevado hasta Sitges la última de las estrellas que han pasado por el certamen, el actor Aaron Paul. El propio creador de una de las series más célebres, Vince Gilligan, escribe i dirige esta “El Camino” que se centra en seguir qué le pasó a Jesse (Aaron Paul) tras el último episodio emitido en 2013.

El Camino a breaking Bad movie Aaron Paul

Jesse evidentmente aún vive marcado por los hechos que vivió durante el tiempo que llevó un negocio de fabricación de meta con Walter White (Bryan Cranston) y las secuelas del cautiverio que sufrió. A través del reencuentro con personajes como Mike (Jonathan Banks) o Skinny Pete (Charles Baker), Jesse rememora los tiempos pasados mientras intenta hacerse con el dinero y medios que le permitan desaparecer para siempre e intentar dejar el pasado atrás.

El Camino“, que desde ahora está también disponible en Netflix, es una película tal vez innecesaria por los que consideramos que el final de Breaking Bad fue bastante redondo, pero tampoco sobra para los que no nos importa saber más del destino del personaje de Jesse. La película mantiene este tono árido, duro y viene marcada por el cúmulo de losas que su protagonista arrastra por todo lo que ha vivido. Pero también nos deja una conciliadura lucecita al final del túnel por un chico que vimos crecer y sufrir a la sombra del potente Walter White, convirtiéndose al final en el carácter más querido por el público.

Aaron Paul ha venido a Sitges para protagonizar una divertida rueda de prensa donde no ha parado de deshacerse en elogios hacia la traductora. A las preguntas de los periodistas, ha declarado que “Vince Gillian no me tuvo que convencer para embarcarme en este proyecto, le seguiría hasta el infierno. Pero sí quiero creer que este es el final de la historia (aunque que hace seis años dije lo mismo)“.

También ha hecho un sentido homenaje a sus compañeros de camino en esta aventura que ha sido Breaking Bad, a la vez que se ha mostrado ilusionado por los proyectos de futuro que pasan desde por aumentar la familia hasta estrenar la tercera temporada de “Westworld” o la serie de Apple Tv “Truth be told“.

CUERDAS

La segunda película del día ha sido la ópera prima de Jose Luis Montesinos, “Cuerdas“. Una historia de supervivencia sencilla y modesta que tiene algunos momentos interesantes pero que también acusa algunos defectos de forma.

Cuerdas

Su protagonista es Elena (Paula del Rio), una chica que vive atada a una silla de ruedas y con movilidad reducida. Su padre (Miguel Angel Jenner) la lleva a una casa que ha acondicionado con varias cuerdas e ingenios que le hagan la vida más fácil y donde espera que Elena recupere un poco la alegría de vivir. Le hará compañía también Athos, un perro adiestrado para ayudarla. Pero cuando el perro contraiga una extraña enfermedad y se convierta en todo un peligro para la chica, esta tendrá que luchar duro para sobrevivir.

La casa, el perro y una trama que pone especial énfasis en los traumas de los protagonistas funcionan a la hora de crear tensión. Y aunque la película justea en el aspecto técnico e interpretativo, no deja de apuntar buenas intenciones.

SADAKO

Y ya para acabar edición, tocaba reencuentro con los fantasmas blanquecinos y de cabelleras negras surgidos del universo de The Ring. Hideo Nakata firma esta “Sadako” donde Mayu (Elaiza Ikeda) está encargada de cuidar a una paciente con amnesia (Himeka Himejima) y bajo custodia policial. La chica y el porqué del interés de la policía en vigilarla las 24 horas es un misterio que podría empezar a reverlarse cuando el hermano de la Mayu, aspirante a youtuber, capta por accidente la imagen de un fantasma vengativo y despierta de nuevo la maldición.

Sadako” es una nueva estirada de chicle que a pesar de venir firmada por el propio Nakata ya no consigue mantener el filón de la que sigue siendo todo un icono del cine de terror (Ringu, 1988). Algún susto ocasional en la línea de los ya vistos en las películas anteriores no consigue que el filme levante el vuelo ni haga honor a su célebre predecesora.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X