Día de lluvia en Nueva York
6.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Sin tener ni siquiera en cuenta el escándalo en torno a su figura pública, en esta última década ha habido un desencanto generalizado por parte del gran público con Woody Allen. Primero decían que si cualquier película floja del cineasta neoyorquino era mejor que la mayoría de la cartelera, después de que si hacía una buena y una mala y, finalmente, mucha gente aceptó con resignación que si quería ver a Allen en plena forma, tenía que recuperar sus clásicos. Sin embargo, incluso en estas poco inspiradas últimas entregas hay trazos de genialidad y, para servidor, esto es suficiente.

A pesar de algunos aciertos en su tour turístico europeo de los 2000’s, a Woody siempre se le nota más cómodo y agudo en su Nueva York natal. Día de lluvia en Nueva York (curiosamente la primera cinta del artista con el nombre de esta ciudad en el título) se beneficia enormemente de este enorme plató cinematográfico.

Día de lluvia en Nueva York Woody Allen

Ninguna otra localización habría impregnado al filme un ritmo tan frenético y al mismo tiempo eléctrico. A partir del instante que pones un pie en Nueva York pierdes el control de tu rumbo y los caprichos de la ciudad acaban decidiendo tu destino. Esto es lo que les sucede a nuestros dos protagonistas: Gatsby (Timothée Chalamet) y Ashleigh (Elle Fanning). Van y vienen en busca de una certeza que se va disipando y por el camino se topan con toda una memorable galería de secundarios (todos interpretados por actores de primera línea) que satirizan diversos aspectos de la vanidosa y superficial burguesía artística. Entre todos ellos destacan Franscisco Vega, interpretado con mucho carisma y gracia por Diego Luna, y Ted Davidoff, un Jude Law que haciendo un esfuerzo de transformación titánico consigue convertirse en un ser patético.

Otro elemento a destacar de Día de lluvia en Nueva York es su tratamiento incisivo de los personajes masculinos. Aunque públicamente haya criticado el movimiento Me Too, no es poco razonable pensar que la presión mediática que Allen ha recibido le haya llevado a hacer un poco de introspección. Todos los hombres que entran en contacto con la protagonista quieren usarla de manera egoísta para superar una crisis existencial. Por otro lado, el personaje interpretado por Thimotée Chalamet aprende, en el curso de un día, a moderar su actitud arrogante del inicio del film y a ser más responsable. En contraste, las mujeres son las que más brillan. Elle Fanning hace maravillas con un complejo papel que le exige una gran precisión en la gesticulación para que los elementos cómicos del guion hagan efecto. Por su parte, Selena Gomez está en perfecta sintonía con el tono global del film.

Día de lluvia en Nueva York Woody Allen

A modo de conclusión, Día de lluvia en Nueva York es una amena película, muy cuidada visualmente (como todas las últimas colaboraciones de Allen con el mítico director de fotografía Vittorio Storaro), y con una estructura narrativa más elaborada de la habitual (de una forma que la acerca involuntariamente al Érase una vez en … Hollywood de Tarantino). Thimotée Chalamet y, especialmente, Elle Fanning y Selena Gomez dan dinamismo a unos diálogos que pese a no ser tan geniales como lo eran antes, aún tienen encanto.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies