La historia de miedo a caballo entre Francia y el folclore marroquí de “Achoura”, un funcionario que debe desahuciar un fantasma en “Dancing Mary”, un hipster que se reencuentra con su padre en “Come to daddy” y una tensa noche navideña con el diablo en el sótano en “I trapped the Devil” han sido las protagonistas de una nueva jornada del festival de Sitges.

COME TO DADDY

Norval no está pasando su mejor momento. Está intentando superar sus problemas con el alcohol, así que cuando su padre ausente le invita a pasar unos días en su casa a orillas del mar, le parece una oportunidad para reforzar los lazos paterno-filiales. Sin embargo, no tardará mucho en darse cuenta de que pasa algo extraño con su padre ya confirmar que los encuentros familiares suelen ser una pesadilla.

Come to daddy

Ant Timpson ha trabajado en la producción de títulos como “Housebound”, “Turbo Kid” (una pequeña maravilla que se pudo ver en Sitges) o” The Greasy Strangler “.

Ahora transforma un exhobitt como Elijah Wood en un hipster fantasmilla y algo insoportable que decide reencontrarse con su padre ausente a quien no ve desde pequeño. En aquella casa lejos de todo, como debe ser, enseguida se ve que aquel padre no es agua clara. “Come to daddy” es una comedia negra, con algún que otro susto y un giro que la transforma en algo más alocada de lo que parecía inicialmente. “Come to daddy” es distraída, pero también es una película pequeña que mejora que se suelta y algún punto de guión algo discutible si se analiza a fondo. Con todo, no ha estado mal …

ACHOURA

Samir desapareció inexplicablemente mientras jugaba con sus amigos. Veintidós cinco años más tarde, reaparece de la nada, y la antigua pandilla vuelve a reunirse para enfrentarse a sus terrores infantiles. Casi una década después de “Mirages”, Talal Selhami vuelve con una historia de miedo a caballo entre Francia y el folclore marroquí.

Achoura

Un grupo de amigos de infancia se reencuentran cuando ya son adultos, después de un hecho inesperado. Juntos, se enfrentarán a un monstruo que creían haber dejado atrás hace mucho tiempo. Os suena? Sí, esta producción fantástica árabe -la primera de este tipo- bebe las aguas de “It” pero también recuerda mucho, visualmente, a “Strangers Things”, pero Talal Selhami mira de dotarla de rasgos locales, mezclando leyendas y figuras del folclore marroquí.

Para ser un debut en producción de fantástico por parte de Marruecos el film es visualmente muy equilibrado, efectivo, sin que chirría los aspectos más técnicos. El otro tema es cómo funciona la trama y su originalidad es, este sentido, donde se nota más la inexperiencia. Todo suena a algo ya visto, por ejemplo algo tan simple como abrir las mandíbulas el monstruo y cuesta que el espectador se implique emocionalmente con los protagonistas, tanto si son grandes como si son niños.

DANCING MARY

Kenji es el miembro más joven de un equipo encargado de construir un gran centro comercial. Pero, para crear el nuevo complejo, hay que destruir un antiguo local de baile, y cada esfuerzo para derribar el edificio es boicoteado por un misterioso poder. De hecho, existe el rumor de que el local está maldito, y el equipo de construcción ha pensado contratar exorcistas, pero no parece que ninguno de ellos encuentre la solución.

Dancing Mary

Sabu inició su carrera como actor para ponerse tras la cámara con “ D.A.N.G.A.N. Runner ” en 1996. Se convirtió en un asiduo de festivales con éxitos como “Postman Blues”, “Monday”, “Miss Zombie” y “Mr Long “.

En “Dancing Mary” los cazafantasmas se transforman en funcionarios … de hecho, en un funcionario que no tiene ningunas ganas de encargarse de aquel edificio con fantasma que le ha tocado acompañado de una chica harta de ver fantasmas por todos lados. Los dos juntos se encargarán de buscar la única alma que puede conseguir que la Mary fantasmal de esa sala de baile pase al otro lado. Estreno mundial en el Festival, la película de SABU utiliza estos seres fantasmales para poner el funcionariado y la sociedad japonesa en el centro del debate. Una road movie entre dos mundos, donde SABU equilibra la comedia con el drama, y ​​el color con el blanco y negro.

I TRAPPED THE DEVIL

La Navidad es terreno fértil para el terror. A “I Trapped the Devil”, el Matt se persona, con su mujer, en la casa donde se crió. Allí encuentran su hermano, al que no hace poco de gracia la inesperada visita, entre otras cosas porque vive inmerso en la paranoia desde el momento en que atrapó el sótano algo que, según él, podría ser un demonio.

Y trapped the Devil

Josh Lobo todavía su su primera película. Una pieza tensa, que ocurre durante una noche. Un filme que insinúa más que muestra, donde la duda siempre plana por el guión que firma el propio Lobo. “I trapped the Devil” tiene una buena premisa que, desarrollada, queda corta a pesar de que el metraje es sólo de 82 minutos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies