Si tuviéramos que encontrar un tema común en las primeras películas que hemos podido ver este domingo es que conseguir lo que deseas puede acabar teniendo malas consecuencias.

THE ROOM

La Sección Fantástic a Competición de hoy arrancaba con la película que ha traido a la actriz Olga Kurylenko a Sitges. Dirigida por Christian Volckman, autor también del guión, The Room nos presenta a Kate y Matt (Kevin Janssens), una joven pareja que acaba de comprar una casa antigua con la idea de ir reformándola y crearse un hogar en un entorno tranquilo. Recorriendo los rincones de la casa, Matt descubre una habitación que tiene una misteriosa habilidad: materializar aquello que las personas que están destro expresan que desean.

The Room Olga Kurylenko Kevin Janssens

Como haríamos la mayoría, la pareja empieza a pedir todo lo que les pasa por la cabeza: dinero, suculentos manjares, joyas, obras de arte… Pero está claro que una maravilla así no vendría sin un lado oscuro y Kate y Matt pronto descubrirán que la habilidad de la habitación tiene truco y que lo que parecía un sueño les acabará suponiendo una terrible pesadilla.

The Roomtiene un interesante punto de partida, pero también es cierto que la película lo fía todo a esa idea, sin preocuparse mucho de desarrollarla de forma coherente y trabajada. La película resulta entretenida en su mezcla de ciencia ficción y terror psicológico, pero acusa importantes agujeros de guión e inconsistencias en la forma en que la pareja protagonista afronta las posibilidades que les ofrece la habitación.

Lo que ha recalcado el equipo en el encuentro con la prensa, es el subyacente mensaje sobre aquello de que las cosas materiales no traen la felicidad. Olga Kurylenko manifestaba que “cada vez estamos más perdidos en lo material y siempre confiamos en que lo material nos haga felices. Nos olvidamos de que la manera de construir la felicidad es a partir de uno mismo.

THE LIGHTHOUSE

También en Oficial Fantàstic pero Fuera de Competición, llegaba el turno de una de las películas más esperadas del festival: “El Faro“, el segundo largometraje de Robert Eggers tras La bruja. Y no nos ha decepcionado.

Rodada en blanco y negro, en formato 4/3, The Lighthouse se ambienta en una inhóspita isla del Atlántico norte a finales del seglo XIX. Allí llega Ephraim Winslow (Robert Pattinson), que desea aprender del farero Thomas Wake (Willem Dafoe) y descubrir el misterio que entraña la luz del faro. Pero éste no está dispuesto a otra cosa que encargarle un trabajo denigrante tras otro y atormentarle con sus declamaciones. La convivencia entre los dos en este rincón tan desolador y castigado por duras condiciones climáticas será todo un descenso a los infiernos a medida que se apoderen de ellos la violencia, la desconfianza y la paranoia.

The lighthouse

The Lighthouse parece una película sacada de otro tiempo, con una propuesta de estilo que bebe directamente de clásicos del terror y del expresionismo alemán. Pattinson y Dafoe son los únicos protagonistas y ambos se entregan a un duelo interpretativo brutal. Sus personajes, histriónicos y verborreicos, sus diálogos, la utilización de los sonidos, los ruidos y los silencios y la intensidad de su crescendo dramático convierten la película en toda una experiencia asfixiante y absorbente para el espectador, incómoda y fascinante .

THE NEST

Volviendo a la competición, la presentación del nuevo film del italiano Roberto De Feo ha servido de excusa para homenajear a su compatriota y referente Pupi Avati, a quien se ha otorgado el Premio Nosferatu, que entrega la sección Brigadoon.

The Nest” nos traslada a una mansión en medio del bosque, donde vive el pequeño Samuel (Justin Korovkin), un chico paralítico que vive confinado en una silla de ruedas, sobreprotegido por su familia y los criados de la casa. Le tienen prohibido abandonar los límites de la propiedad, pero su tranquila vida y las clases de piano son cada vez más insuficientes ante su anhelo de libertad. Especialmente cuando empiece a compartir momentos con Denise (Ginevra Francesconi), una chica que entra a trabajar en la casa.

The Nest

En la presentación del film, su director ha declarado que su intención era “hacer una película de terror, pero no de terror clásico, no quería monstruos ni provocar sobresaltos en el espectador. Lo que quería era hablar de las relaciones sociales a través de un niño y su madre que quiere protegerle del mundo exterior“. Y durante buena parte del metraje consigue crear ese ambiente opresor, aprovechando los espacios de la casa y la lúgubre familia que rodea a Samuel.

Pero estos elementos más atmosféricos y metafóricos no acaban de sustentar la historia de “The Nest” durante todo su largo metraje y ni el giro final que aporta la explicació a todo no ha acabado de convencer al público.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X