La guerra civil forma parte de nuestra historia. También ha formado parte de esta primera edición del Festival de Donostia. Una primera versión académica, equidistante, sin querer tomar parte y, tal vez, este es el problema de la propuesta de Amenábar que ha dejado fría a la prensa. La otra propuesta “La trinchera infinita”, otra forma de vivir el conflicto de la guerra civil, de la confrontación interna de una nación que trastorna vidas de personas que se ven olvidadas a tomar decisiones increíbles para sobrevivir.

MIENTRAS DURE LA GUERRA

España. Verano de 1936. El célebre escritor Miguel de Unamuno decide apoyar públicamente la rebelión militar que promete llevar orden a la convulsa situación del país. Inmediatamente es destituido por el gobierno republicano como rector de la Universidad de Salamanca. Mientras tanto, el general Franco consigue sumar sus tropas al frente sublevado e inicia una exitosa campaña con la secreta esperanza de hacerse con el mando único de la guerra. La deriva sangrienta del conflicto y el encarcelamiento de algunos de sus compañeros hacen que Unamuno empiece a cuestionar su postura inicial y sopesar sus principios. Cuando Franco traslada su cuartel en Salamanca y es nombrado Jefe del Estado de la zona nacional, Unamuno acudirá a su Palau, decidido a hacerle una petición de clemencia.

“Creíamos que (el fascismo) formaba parte de la mitología, que era algo extinta y estamos viendo que los extremos vuelven”, comentó en la rueda de prensa de “Mientras dure la guerra”. “Nuestra generación ha pasado de puntillas por la Guerra Civil y es bueno para un país conocer su historia para evitar que algunos episodios vuelvan a pasar”. Amenábar ha volver a Donostia cuatro años después de presentar, fuera de competición, “Regresión”, un thriller psicológico protagonizado por Ethan Hawke y Emma Watson.

Pero está claro es que una cosa es cuál es la intención de un cineasta cuando piensa un nuevo proyecto y la otra lo que consigue transmitir o lo que los demás sienten cuando la ven. “Mientras dure la guerra” no ha sido acogida con excesivo entusiasmo por la prensa en el festival, no tiene nada que ver con aspectos formales de la película que está bien realizada y sobre todo bien interpretada, sobre todo destacando Karra Elejalde como el escritor Miguel de Unamuno. Tiene más que ver con una humanización y caricatura simpaticona de ciertos personajes que no deberían tratar de esta manera y hablo de un dictador como fue Franco o el creador de la Legión como fue Milán-Astray. Que están magníficamente interpretados sí, era necesario que, si uno olvida la historia, pueda acabar cayendo bien? No, no sería necesario.

El otro problema es este espíritu equidistante con el discurso que plana durante toda la película. Sí, los de la dictadura fueron muy malos, dejaron muy muertos en la carretera pero terminó añadiendo que “los de izquierda también” rebaja mucho el mensaje. La película de Amenábar se pierde con este balance de quererlo condenar aunque pero de aquella manera, con la puntita … Confrontar al espectador con una bandera o un himno que quizás no sienten sus no es un tema sólo de que vuelva una derecha, es por no querer hablar de las nacionalidades existentes en una España que se forzó a que fuera “una, grande y libre”. El problema no es sólo, como dijo Unamuno, que “Venceréis pero no convenceréis”, es que para convencer hay que dialogar con el otro.

LA VÉRITÉ / THE TRUTH (LA VERDAD)

Fabienne es una estrella del cine francés. Vive rodeada de hombres que la quieren y admiran: su nuevo compañero, su ex marido, su agente …. Decide publicar sus memorias y su hija Lumir vuelve de Nueva York, donde vive con su familia. La reunión entre madre e hija no tardará en convertirse en un enfrentamiento: se revelarán verdades, ajustarán cuentas, se hablará de amor y de resentimiento. 

Esta es la primera película en la que Koreeda abandona su lengua materna para entregarse a un rodaje internacional. “La vérité” es la incursión francesa de Hirokazu Koreeda con lo que sabe hacer tan bien: el drama familiar, confrontar generaciones y hacerlas hablar de sus sentimientos. Habitual de Donostia, el director japonés lleva una de sus obras menores como si al rodar fuera de su ambiente no lograra la ternura y la rotundidad de otras de sus obras.

La base del guión de “La vérité” es una obra teatral que Kore-eda comenzó a escribir en 2003. Con Juliette Binoche y Catherine Deneuve, que como en la mayoría de las obras de este director las mujeres hunden los personajes masculinos como ocurre con Ethan Hawke, la película cuenta combina humor y ligereza, ciertos toques de mala leche con una cierta remontada al final pero que que consiga una de esas obras familiares que nos atrapan y enternecen.

LA TRINCHERA INFINITA

“Mientras dure la guerra” no ha sido la única película del día que viaja al pasado histórico de España. Otra propuesta española en la sección oficial nos lleva un perspectiva en parte igual pero muy diferente sobre la guerra civil, sobre enfrentamientos no cerrados, luchas fratricidas y pueblos divididos en dos bandos.

En “La trinchera infinita” Higinio y Rosa llevan pocos meses casados ​​cuando estalla la Guerra Civil y la vida de él pasa a estar seriamente amenazada. Con ayuda de su mujer decidirá utilizar un agujero cavado en casa como escondite provisional. El miedo a las posibles represalias, así como el amor que sienten el uno por el otro los condenará a una cerrada que se prolongará durante más de 30 años.

Los responsables de “Loreak” y “Handia” llevan la historia de un hombre atrapado en vida por el franquismo. Arregi, Garaño y Goenaga cuentan con Antonio de la Torre con una interpretación impresionante en una película de principio contundente, que atrapa y no deja respirar al espectador. Una historia que parece increíble, 30 años como un topo bajo tierra, y que resulta que está basada en casos, más de uno y de dos, reales. La acompaña también con un gran papel de mujer sufridora y luchadora, Belen Cuesta.

Otra cosa es el tema de si estos 30 años se podrían haber explicado en ciertos momentos sin tan detalle reiterativo, pero no se puede negar que es una obra contundente, necesaria, con momentos de gran impacto y que consigue una gran reflexión sobre la guerra civil, también esta necesidad de sobrevivir como sea … aunque la única opción sea bajo tierra.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies