A 47 metros 2
1Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

En 2017, tuvo cierta fortuna en las salas un thriller de supervivencia que había nacido para ir directamente a DVD. Dirigida por Johannes Roberts y protagonizada por Mandy Moore y Claire Holt , “A 47 metros” tenía algunas cualidades que satisfacieron a los fans de las historias de miedo con animalitos asesinos. Ahora, el mismo realizador presenta su secuela y parece haber ahogado en el agua las pocas cualidades del anterior film.

A 47 metros 2″ se titula así seguramente para intentar arrastrar el cine a defensores de su predecesora, aunque aquí ni la acción pasa en el mar ni las protagonistas se encuentran atrapadas a 47 metros de la superficie.

Las nuevas víctimas de los enormes esquálidos son Mia (Sophie Nélisse) y Sasha (Corinne Foxx), dos hermanastras que no están demasiado unidas. Su padre (John Corbett) se encuentra trabajando en México, en unas cuevas bajo el agua donde se ha descubierto los restos de una civilización maya. Un dia las chicas deciden ir allí a buceat para echar un vistazo, acompañadas de sus amigas Nicole (Sistine Rose Stallone) y Alexa (Brianne Tju). Pero la presencia de unos enormes tiburones ciegos convertirá la divertida expedición en un horror de lucha por sobrevivir.

A 47 metros 2

Cuando tienes un producto así entre manos, puedes optar por facturar un film de serie B, Z o lo que sea necesario, sabiendo que no podrás contar con efectos especiales de élite ni grandes estrellas en el casting, pero supliendo las carencias con recursos e imaginación, y cubriendo las situaciones y los diálogos con unas dosis de humor e ironía.

Pero a Johannes Roberts ni eso parece interesarle. Tira por la borda todas las letras del abecedario y se conforma con perpetrar una chapuza de 89 minutos que ni siquiera convencerá a los más adeptos del género.

Allí donde “A 47 metros” hacía gala de cierto sentido de la tensión, recursos fílmicos para acentuar la claustrofobia y contaba con una actriz decente, esta secuela bucea entre absurdos de guión, fallos garrafales de montaje, unos efectos especiales de feria, escenas tan oscuras que no se ve nada de lo que pasa, líneas de diálogo que deben avergonzar a quien las escribió y unos tiburones de cartón piedra que dan más pena que miedo.

Un despropósito que no merece ni más líneas en este artículo ni más tiempo en la sala de cine. Buscad otros peces en el mar de la cartelera.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies