Godzilla: Rey de los monstruos
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Este está siendo el verano de las superproducciones cinematográficas fallidas, tanto crítica como comercialmente. Los tres grandes estrenos de las últimas semanas han sido recibidos con mucha frialdad e, incluso, con cierta malicia. Los tres son continuaciones de universos fílmicos ya exitosos. Primero tuvimos la torpe X-Men: Fénix Oscura y después la tortuosa producción Men in Black: International. Aunque ambas películas nos gustaron más que a la mayoría, también es cierto que son dos filmes sin alma y carentes de una visión artística predominante. En este aspecto se diferencian del tercer “fracaso” de la temporada.

Godzilla: Rey de los monstruos es una producción millonaria de un gran estudio, pero tal como sucedió con sus predecesoras (Godzilla y Kong: La Isla Calavera) su director ha conseguido mantener su punto de vista hasta el montaje final sin ceder a los productores más conservadores.

Godzilla: Rey de los monstruos

Michael Dougherty es un director que ha tenido mucho éxito en el género del terror, pero su ambición va más allá. Como fan acérrimo del personaje japonés y del universo simbólico que lo rodea, en su faceta de guionista ha conseguido introducir en el relato elementos reales de la mitología este-asiática, descubrimientos científicos de los últimos años y reflexiones filosóficas sobre el rol del ser humano en el planeta. Si después de ver la cinta os habéis quedado con ganas de reflexionar aún más sobre estos conceptos, no dudéis visitar su cuenta de Twitter (@Mike_Dougherty) donde revela algunas de sus inspiraciones y responde preguntas de los fans. Sin embargo, a pesar de ser un excelente creador de universos su labor como narrador de historias no es tan brillante. Personajes mal escritos (a veces, tendiendo al estereotipo), eventos dramáticos mal planteados e inefectivos, líneas de diálogos cómicas (insertadas para destensar a la audiencia) fallidas y frases grandilocuentes obstruidas por la puesta en escena.

Godzilla: Rey de los monstruos

Como también ocurría en la ya mencionada Kong, el hecho de que los personajes estén mal escritos es suplido por un reparto robusto lleno de caras conocidas. Los actores y actrices que más se esfuerzan en elevar el guion son Vera Farmiga (que consigue convencer a la audiencia de un giro inverosímil de su personaje), Ziyi Zhang (que debe introducir la parte más mística de la historia), Millie Bobby Brown (responsable de buena parte de la carga dramática del film), Charles Dance (siempre es un placer tenerlo como malvado de la función), Ken Watanabe (el idealismo que desprende da espíritu a la cinta) y Bradley Whitford como el típico científico graciosillo.

A pesar de la presencia de algunos fotogramas bellamente diseñados, las secuencias de acción con los titanes visualmente no nos fascinan tanto como sería necesario en un espectáculo de este presupuesto por culpa del ya habitual, uso de niebla, humo y nieve para ocultar los posibles defectos en la creación de las criaturas digitales. En resumen, sólo por el subtexto del filme y por los elementos simbólicos con los que juega ya os lo recomendamos. La ejecución es mejorable pero el carisma de un reparto con mucho talento, un par de escenas sensacionales y la banda sonora de Bear McCreary convierten a Godzilla: Rey de los monstruos en la mejor superproducción del mes de junio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies