La Acadèmia de Hollywood hace tiempo que sabe que su gala anual va perdiendo audiencia, que no engancha a las nuevas generaciones y que necesita ideas innovadoras para remontar el vuelo. Este año se habían hecho propuestas como dar un premio a la Mejor Película Popular, entregar algunos galardones durante la publicidad para ganar tiempo o colocar a los nominados arriba antes de anunciar al ganador para ahorrar los minutos de paseos hasta el escenario. Al final ninguna de ellas tiró adelante, pero vista la ceremonia, tampoco hubieran mejorado mucho el resultado ni evitado el desastre (al menos mediático) de estos Oscars 2019.

Ha habido entrega de estatuillas, bastante repartidas, pero lo que quedará para el recuerdo, o quizás ni siquiera eso, es que ha sido una de las ceremonias más insulsas y aburridas de la historia, que la falta de presentador ha dejado el protagonismo en un extraño pupurrí de entregadores de premios, que no se hizo ni el mínimo esfuerzo de incluir una imagen de Stanley Donnen en el In Memoriam, que en una época social y políticamente convulsa no hubo ninguna reivindicación en los discursos, y que el método de votación de los académicos ha acabado provocando la entrega de Oscars esperpénticos.

Green Book Oscars 2019

Precisamente uno que no ha generado entusiasmo en prácticamente nadie ha sido el premio gordo, el de Mejor Película, que ha ido a manos de Green Book. A la cinta de Peter Farrelly no le faltan cualidades, pero considerarla lo mejor que se ha hecho en 2018 parece de lejos excesivo. El equipo en pleno subía al escenario para recoger el Oscar final, anunciado por Julia Roberts, y que se sumaba a los otros dos premios que ya había acumulado a lo largo de la noche: el de Mejor Actor Secundario para Mahershala Ali y el de Mejor Guión Original para Nick Vallelonga, Brian Currie y el mismo Farrelly.

Para los debates post-ceremonia quedará si el hecho de que hubiera dos grandes nominadas ha acabado beneficiándola al dividir el voto, y si el galardón envía de nuevo el mensaje de que las cintas sobre temas tan delicados como el racismo son premiables siempre y cuando no se mojen demasiado ni se salgan de la norma de una feel good movie.

¿Qué ha quedado entonces para las dos películas que partían con más nominaciones? Un resultado muy desigual.

Alfonso Cuarón Oscars 2019

Roma” ha llevado a Alfonso Cuarón hasta tres veces a la cima del escenario, para recoger las estatuillas a Mejor Película de Habla no Inglesa, Mejor Fotografía y Mejor Dirección. Este último premio lo recogía de manos de su colega Guillermo del Toro, poniendo el punto y seguido a una racha por la que en 5 de los últimos 6 años, el premio a la dirección ha ido a parar a un realizador mexicano.

Por su parte, “La Favorita” no ha podido hacer honor a su nombre y ha tenido que conformarse con el premio a la Mejor Actriz para Olivia Colman. La británica ha hecho buenas así las alabanzas a su encarnación de la Reina Ana y ha protagonizado uno de los discursos más emotivos de la gala, en el que, además de para sus compañeras de reparto Emma Stone y Rachel Weisz, ha tenido palabras de reconocimiento para la co-nominada Glenn Close (con 7 nominaciones en su currículum aún no lo ha ganado nunca).

Aquesta imatge té l'atribut alt buit; el seu nom és oliviacolman.jpg

Las que tampoco se han ido para nada descontentas de la gala, son las dos películas más “populares” que este año habían copado un buen puñado de nominaciones en las categorías principales.

Tras el éxito en los Globos de Oro, “Bohemian Rapsody“, el biopic sobre la historia de Queen, salía ayer del auditoria con 4 Oscars. Desde el más previsible para Rami Malek y su encarnación de Freedie Mercury como Mejor Actor, hasta el controvertido premio al Mejor Montaje (de nada han servido los vídeos que han hecho fortuna en las redes evidenciando los errores de montaje de la película), pasando por Mejor Sonido y Mejor Montaje de Sonido.

Aquesta imatge té l'atribut alt buit; el seu nom és ramimalek.jpg

Por su parte, el otro blockbuster multinominado, “Black Panther” ha escuchado su nombre hasta en 3 ocasiones. Mejor Diseño de Producción, Mejor Vestuario y un escandaloso Oscar a la Mejor Banda Sonora (en una categoría que ya había dejado fuera de las nominadas a algunas de las mejores del año) han sido los reconocimientos de la Academia a la historia del superhéroe de Wakanda que rebentó las taquillas el año pasado.

Bradley Cooper Lady Gaga A star is born Shallow

En el apartado musical, si había un Oscar cantado, valga la redundancia, era el de Mejor Canción que se ha llevado una emocionadísima Lady Gaga. Si alguien aún tenía dudas, la interpretación que han hecho del tema sobre el escenario ella misma y Bradley Cooper, no dejaba margen a la sorpresa. “Shallow” el tema principal de “Ha nacido una estrella” culmina así una larga lista de premios, pero se queda como único reconocimiento en los Oscar para el debut de Cooper tras la cámara.

También con un solo Oscar se han tenido que conformar varias de las otras favoritas. Regina King recogía el de la Mejor Actriz Secundaria por el paper de la madre de la protagonista en la emotiva “If Beale Street Could Talk“.

Aquesta imatge té l'atribut alt buit; el seu nom és reginaking.jpg

El retrato íntimo del primer home que pisó la Luna realizado por Damien Chazelle en “First Man” se ha quedado con un discreto premio a los Mejores Efectos Especiales. La historia del ex vicepresidente Dick Cheney en “Vice” solo recogió el premio al Mejor Maquillaje y Peluquería. A quien sí le ha sabido a gloria su único Oscar es a Spike Lee, que en escuchar su nombre en el premio al Mejor Guión Adaptado por “Infiltrado en el KKKlan” ha protagonizado uno de los pocos momentos divertidos de la gala al saltar a los brazos de Samuel L. Jackson sobre el escenario.

Aquesta imatge té l'atribut alt buit; el seu nom és spikelee.jpg

Una de les categorías en la que a prácticamente nadie le hubiera parecido mal que ganara cualquiera de las nominadas era la de Mejor Película de Animación. La estatuilla ha sido finalmente para “Spider-man: Un nuevo universo” un prodigio de la traslación del lenguaje de los cómics a la gran pantalla, obra de Bob Persichetti, Peter Ramsey, i Rodney Rothman.

Quien no ha podido escuchar su nombre en el auditorio ha sido Rodrigo Sorogoyen, que competía con “Madre” en la categoría de Mejor Corto. El Oscar ha sido finalmente para “Skin“. La lista de oscarizados de este año la completaban el Mejor corto documentalPeriod. End of sentence“, el Mejor DocumentalFree Solo” sobre la proeza del escalador Alex Honnold filmada por Jimmy Chin y Elizabeth Chai Vasarhelyi. Y el Mejor Corto de animación para la obra de Pixar, “Bao” de Becky Neiman-Cobb y Domee Shi.

Bao Oscars 2019

Una gala pues, sin nada destacable y que debería enviar definitivamente a la Academia de Hollywood al rincón de pensar si quiere seguir convenciendo a medio planeta para pasar la noche en vela para seguirlos, y salvar la que fue la gran fiesta del cine para las futuras generaciones, ahora que hay tantas entregas de premios comiéndole el terreno.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies