María, Reina de Escocia
5.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Poco después de que aterrizara en las pantallas de cine la Reina Ana, llegan ahora dos predecesoras suyas. La historia de Inglaterra es una fuente inagotable de personajes, intrigas y guerras de poder. Pero algunos saben aprovecharlas mejor que otros, y allí donde Yorgos Lanthimos triunfa con “La Favorita”, Josie Rourke se queda corta con “María, Reina de Escocia”.

La directora británica pone el punto de partida de su película en el momento en que María Estuardo (Saoirse Ronan), criada en Francia en la religión católica, vuelve a Inglaterra en 1561, tras enviudar. Allí reina su prima Elizabeth (Margot Robbie), protestante, y empeñada en rechazar contraer matrimonio. La llegada de María, que para algunos podría reclamar legítimamente los tronos de Escocia e Inglaterra, será vista como una amenaza y acabará desencadenando un enfrentamiento entre naciones, religiones y dos mujeres que luchan por mantener el poder y la independencia en un mundo de hombres.

Maria, Reina de Escocia” parece querer ser una lección de historia, parece querer ser un thriller político, parece querer ser una muestra de empoderamiento femenino, parece querer ser un culebrón de intrigas amorosas, parece querer ser muchas cosas pero en todas se queda a medio camino.

Maria, reina de Escocia

Josie Rourke, que debuta aquí como directora de cine después de haber hecho carrera en la dirección artística teatral, no acaba de encontrar el pulso a la historia ni el ritmo a la narración. Aunque sería injusto poner sobre sus hombros todo el demérito. También contribuyen el guión de Beau Willimon que entre escenas sobrantes y floridos diálogos olvida profundizar en los temas de fondo, dejando al espectador la sensación de que tampoco ha acabado de entender el porqué de la enemistad de las dos reinas, el papel del pueblo o la causa de algunos abruptos giros de guión. Ni el atropellado montaje, más obstinado en proporcionar postales de retablo de vestidos y pelucas que en potenciar un hilo narrativo que resulte intrigante y coherente.

Atrezzo y decorados a parte, el film sobresale en sus dos protagonistas, pero el talento de dos buenas actrices se pierde en este devenir faltado de mucho contexto en que las coloca la película, haciendo que sus interpretaciones no sean capaces por sí solas de dar a la historia la potencia que hubiera podido tener. Porque la historia de Inglaterra ha dado tantos grandes momentos y personajes que lo difícil es desaprovechar el material. Y la prueba es que tanto las historias de Elizabeth I como de María de Estuardo otros ya las han sabido explicar mejor antes.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies