Beautiful Boy
6.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Para su nueva película, el director de la desgarradora “Alabama Monroe”, Felix Van Groeningen, recurre al material biográfico en que un padre y un hijo plasmaron sus vivencias reales. En “Beautiful Boy” se adentra en el drama real que David y Nic Sheff, escribieron en “Beautiful Boy: A Father ‘s Journey Through his Son s Addiction” y “Tweak: Growing Up on Methamphetamines”, hace una década.

David Sheff (Steve Carell), separado y vuelto a casar, es el padre de tres hijos que vive una vida aparentemente feliz a caballo entre la ciudad y una segunda residencia con aires de paraíso en el bosque. Pero su idílica realidad se derrumba el día que descubre que su hijo Nic (Timothée Chalamet) ha caído en la adicción a todo tipo de drogas. Mientras Nic se va hundiendo más y más en un pozo de oscuridad, insatisfacción y miedos que lo llevan por sucesivas rehabilitaciones y recaídas, David debe mantener como puede las ganas de ayudar a su hijo con la frustración de no saber cómo hacerlo.

Beautiful Boy

Con una seleccionada banda sonora de temas que incluyen desde Nirvana a John Lennon o Tom Waits, y una serie de escenas que exhiben crudamente las sucesivas recaídas de Nic en las garras de las drogas, Van Groeningen nos cuenta en el fondo no tanto el viaje del chico como el de su padre. Un hombre que tiene que llegar a la conclusión de si tal vez sus esfuerzos son inútiles y de si su hijo merece o no su lucha por salvarlo.

Es en este aspecto donde “Beautiful Boy” sobresale, cuando pone el foco no tanto en el adicto sino en su entorno, cuando pone a prueba los límites del amor familiar y ofrece una perspectiva colateral y más íntima al drama de las drogas.

Pero en la parte más tópica se atasca entre sucesivos ir y venir temporales. Al final “Beautiful Boy” llega a su deseada conclusión, pero por el camino ha caído tantas veces en la reiteración de lo mismo y en tantos lugares comunes de las historias sobre drogadictos que pierde fuerza y eficacia.

Para Steve Carrell y Timothée Chalamet, sus personajes suponen un nuevo paso adelante en sus carreras que ya les ha llevado a estar nominados a varios premios. Para Van Groeningen, la simpleza y repetitividad con la que en demasiados tramos expone esta historia supone un paso atrás respecto a la complejidad emocional que demostró en “Alabama Monroe“.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies