Verano del 84
5.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

“Turbo kid” descubrió a los directores canadienses François SimardAnouk Whissell y Yoann-Karl Whissell. Ahora vuelven con un ejercicio de nostalgia de los 80 que pone a los chicos protagonistas entre la aventura, el thriller y el terror … y  no salen muy airosos.

Los directores canadienses Francois Simard, Anouk Whissell y Yoan-Karl Whissell conquistaron la audiencia de Sitges 2015 con su divertida “Turbo Kid”, un Mad Max juvenil que unía una cierta ternura con la dosis necesaria de violencia que Festival pide.

Han vuelto en la pasada edición con “Verano del 84”, una película juvenil con estilo retro, sobre la persecución de un asesino en serie por parte de un grupo de amigos. Un film muy al estilo “Goonies”, “Super 8” o, como no, la serie de televisión “Stranger things”. Una nueva propuesta que se suma a la nostalgia por los 80 y trata de enganchar a todos aquellos que añoran aquellos años y piensan que fueron los mejores en muchos sentidos.

Verano del 84

En “Verano del 84” en Davey y su pandilla se disponen a investigar el misterioso asesino de Cape May, pero, ¿qué pasará cuando averigüen que el principal sospechoso es un policía vecino de Davey?

La nostalgia por el cine de los ochenta está dando un montón de productos. “Verano del 84” no se esconde: bicicletas, nombrar al mismo Spielberg o utilizar alguna canción de la banda sonora de “Karate Kid” pone en antecedentes rápidamente, si tenías alguna duda. En este caso comienza como una película de aventuras y evolucionando en un thriller con su asesino en serie recalcritante. Un retro-thriller que habla de la pérdida de la inocencia esta vez viajando a América de Reagan.

“Verano del 84” no es un producto tan exitoso como lo fue “Turbo kid”. Aquella enganchaba enseguida, sufrías por su protagonista, entendería y sorprendía … Todo lo contrario con “Verano del 84” cuesta sufrir por los chicos (sólo al final tienes cierta sensación de peligro), su trama no está suficientemente bien conseguida, es fácil desconectar de ella y, por añadido, ni la nostalgia que intenta le acaba de salir bien para dar algo diferente y mejor a lo que ya hemos visto un montón de veces.

Una pena porque tenemos cariño a “Turbo kid”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies