Under the Silver Lake
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

En 2014, David Robert Mitchell fue uno de los triunfadores en varios festivales como el de Sitges con “It follows”, una original película de terror que con su manera de llevar la tensión atrapó los espectadores. Este año volvía a viajar por el circuito festivalero con una nueva propuesta que de nuevo somete a su protagonista a un viaje por una pesadilla, pero el tono de la historia es totalmente diferente: Under the Silver Lake.

Sam (Andrew Garfield) es un joven pringado que vive en Los Ángeles, sin demasiado oficio ni ocupaciones en la vida, que encima está a punto de ser desahuciado de su apartamento por los retrasos en el alquiler. Un día queda fascinado por la chica de sus fantasías (¿literalmente?) (Riley Keough) que encuentra en la piscina de su complejo. Pero al día siguiente ella desaparece y Sam comenzará un periplo por diferentes rincones de la ciudad para encontrarla.

Under the Silver Lake

En “Under the Silver Lake” David Robert Mitchell convierte Los Ángeles en el tablero de un juego de pistas por donde Sam irá pasando de un indicio al otro en busca de Sarah. De hecho quien conozca la ciudad disfrutará especialmente la aventura del protagonista por sus rincones. Y por el camino se topará con un asesino en serie de perros, gurús, aspirantes a actriz, una madre obsesionada por una actriz de cine mudo y un loro que no para de gritar una palabra ininteligible, entre otros marcianadas.

Así de extraña e irracional resulta “Under the Silver Lake“, fascinante e incomprensible, una rareza que juega a emular y parodiar a la vez maestros como Hitchcock o Lynch. Una peculiar coctelera que mezcla con sorprendente naturalidad desde el imaginario del cine negro clásico a recursos visuales del thriller psicológico, con un montón de referencias cinéfilas y de la cultura popular más una banda sonora llena de clásicos del rock moderno.

Ya avisa David Robert Mitchell que en este viaje de búsqueda de cosas tangibles y no tan tangibles que es su película lo que busca es que cada uno haga su propia lectura personal. Y no nos lo da masticado. Todo ello, se convierte en un viaje psicodélico, sorprendente y con una narrativa magnética, que juega desde el absurdo a denunciar el absurdo y que atrapa al espectador en la telaraña de la peculiar aventura de Sam.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies