Un asunto de familia
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

De forma tan adecuada como irónica, en época de reuniones familiares nos llega la última película del director japonés Hirokazu Koreeda : “Un asunto de familia” (Shoplifters). Un film que lleva un año haciendo carrera por festivales de todo el mundo. Una carrera de éxito que culminaba con la recogida de nada menos que la Palma de Oro en Cannes este 2018 y que también la llevó a la sección de Perlas del Festival de San Sebastián de este año.

Sensible retratador de las relaciones humanas, en su anterior trabajo, “The third murder“, Koreeda se adentraba en el thriller jurídico-criminal. Vuelve ahora a un tono más costumbrista y reconocible en su filmografía. Pero en un giro delicioso ahora no nos retrata una familia al uso sino que se fija en un grupo de personas que han formado un núcleo familiar de conveniencia (emocional y económica) y que sobreviven a base de pequeños hurtos en tiendas.

Una abuela pilla, dos mujeres, un chico preadolescente y una niña a la que rescatan de un entorno de maltrato forman este núcleo de personas que viven y sobreviven al margen del sistema, reemplazando los lazos de sangre por un soporte y afecto sinceros.

Un asunto de familia Shoplifters

Kore-eda ya nos había explicado en “De tal padre, tal hijo“, que para formar una familia el vínculo biológico puede o no ser determinante. Ya nos había demostrado en “Nadie sabe” que una buena manera de denunciar algunos aspectos de nuestra sociedad es mostrando la vida de los que viven al margen de sus normas.

En “Un asunto de familia” reincide en las dos ideas y opta por poner sobre este peculiar grupo entrañable la mirada de su cámara, proyectando las tristezas de un sistema que margina gente de todas edades y condición, desde fuera, del transcurrir de estos protagonistas que ya no se sienten parte de él.

Y así el director japonés vuelve a tocarnos el corazón con herramientas que parecen muy sencillas pero a la vez siguen evolucionando la capacidad de su filmografía de combinar los agridulces de la vida en historias de calado humano. Esta es una película sobre lo que es una familia, ser padre y la pérdida de la inocencia de la infancia de un chico preadolescente. Esta vez aunque el envoltorio de la película sigue siendo dulce, suave y humano, su interior deja un sabor mucho más amargo y triste. Y cinematográficamente más satisfactorio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies