Quién te cantará
7.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Nos dejamos atrapar por el universo magnético de Carlos Vermut en el Festival de San Sebastián de 2014, donde ganó la Concha de Oro con “Magical Girl” y nos reencontrábamos con él este 2018 donde el premio de la crítica española para su última propuesta “Quien te cantará” supo a poco. Con este su tercer largometraje que ahora se estrena en las salas, se nos reconfirma como uno de los directores más interesantes del panorama cinematográfico español.

Quién te cantará“ arranca con el desmayo en la playa de Lila Cassen (Najwa Nimri), una cantante que vivió su momento de máxima fama 10 años atrás. Cuando despierta en el hospital ha perdido los recuerdos, sobre todo los de su identidad como artista, sus canciones y su capacidad sobre un escenario. A la vista del próximo relanzamiento de su carrera, su agente y amiga Blanca (Carme Elias) buscará la ayuda de Violeta (Eva Llorach), una fan de Lila que lleva años emulándola en un karaoke y que siempre la ha idolatrado.

Quien te cantará

En “Quien te cantará“, Carlos Vermut, con una historia sobre el papel menos compleja que la de la anterior “Magical Girl“, vuelve a imprimir su personalidad en cada plano, dejando que sus personajes y las situaciones que les plantea atrapen por sí solos al espectador, sin subrayados innecesarios, sin miedo a los silencios o escenas contemplativas que pueden resultar tan fascinantes como las cargadas de diálogo.

A pesar de la reducción de personajes y tramas, la nueva película de Vermut saca a relucir su minuciosidad. La luz, el uso de los reflejos y la planificación de las escenas dotan de cuerpo una historia que sin transitar por los tópicos establece una relación casi vampírica entre dos mujeres que se chupan mutuamente mientras dan vida a una compleja reflexión sobre la identidad: la real, la querida, la soñada, la idealizada o la impuesta.

Quien te cantará

Para tejer esta tela de araña en femenino cuenta con el pilar fundamental de un grupo de actrices portentosas capaces de aportar todos los matices necesarios a sus personajes: Una Najwa Nimri  que regresa al cine desde la televisión para abordar la enigmática y frágil Lila, sombra de la carismática artista que fue; también Eva Llorach, a quien Vermut vuelve a ofrecer una Violeta como ya hizo en “Diamond Flash” y a la que muchos ya conceden el Goya a la Actriz Revelación, interpretando a su sucedáneo, una mujer que ha vivido como una triste copia de su ídolo que a través de la oportunidad de acercársele acabará autoreivindicándose. Y tampoco olvidemos a Carme Elias o Natalia de Molina en el papel de la desagradable hija de Violeta.

Con ellas y una banda sonora que bebe tanto de letras propias como de las composiciones de Alberto Iglesias o de la canción de Mocedades que da título al film, Vermut teje un nuevo cuento, oscuro y a ratos perverso, sobre la creación artística, la propia definición personal y la dicotomía del personaje público versus la persona íntima.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X