La jornada de hoy en Sitges abría y cerraba con dos de las propuestas más esperadas del Festival. Si por la mañana vivíamos el regreso de Michael Myers que os comentábamos en otra crónica, al caer la noche era el turno de la cinta producida por J.J. Abrams “Overlord”. En medio, una cinta francesa sobre unos inquietantes adolescentes y una propuesta japonesa sobre un pintalabios mágico.

OVERLORD

Aunque la dirección de ” Overlord ” la firma Julius Avery , en el que es apenas su segundo largometraje, el nombre que destaca en los créditos es el de  JJ Abrams  como productor al frente de su compañía Bad Robot. Y el mismo Abrams ha aparecido en pantalla en un mensaje dirigido a los espectadores de Sitges, deseándonos que nos gustara la película.

Y vaya si ha gustado, la proyección se ha convertido desde el primer minuto en la protagonista de una de esas sesiones tan características del Retiro llenas de aplausos, risas y sustos. ” Overlord ” comienza sin dar tregua, con una secuencia magnífica que nos transporta al interior de un avión de guerra que lleva un grupo de soldados aliados hacia su misión en plena Segunda Guerra Mundial. Boyce ( Jovan ADEPA ) y sus compañeros de pelotón (Wyatt Russell, John MagaroBen TavassoliBokeem Woodbine) terminan en un bosque plagado de nazis, buscando el camino hasta su objetivo, una iglesia donde el enemigo ha instalado una torre de comunicaciones que deberán derribar para facilitar el desembarco de los aliados en las costas de Normandía. Pero cuando lleguen al pueblo conocerán a Chloe (Mathilde Ollivier) y su hermano pequeño, que les explicarán que además los nazis están llevando a cabo extraños experimentos en su base secreta.

Overlord

Overlord ” empieza como una cinta bélica, introduce algunos sustos de cine de terror y deriva en una trama de zombies, nazis y experimentos médicos con toques de gore. Y la mezcla funciona estupendamente bien, con un ritmo que no decae, formando una propuesta adrenalítica donde no faltan ni acción ni cuerpos explotando, que sabe encontrar el punto de equilibrio ideal entre el material de serie B y la factura técnica de gran producción.

El film, que en Sitges formaba parte de la sección oficial pero fuera de competición, llegará a los cines el próximo 9 de Noviembre.

L’HEURE DE LA SORTIE

La cinta que sí se presenta con opción a premios es el segundo largometraje del escritor francés Sébastien Marnier. La película se inicia cuando un profesor que da clase a un grupo de chicos y chicas que conforman una clase especial por haber destacado por sus aptitudes académicas, salta al vacío por la ventana. Así llega a St. Joseph el profesor sustituto Pierre Hoffman (Laurent Lafitte), que pronto comenzará a percibir por parte de sus estudiantes, liderados por Apolline (Luan Bajrami) y Dimitri (Victor Bonnel), una extraña hostilidad, misteriosos comportamientos y un cierre en banda a compartir sus sentimientos.

L'heure de la sortie

L’heure de la sortie” más que ofrecer sustos puntuales juega a construir una atmósfera constantemente tensa alrededor de estos adolescentes que de hecho constituyen una metáfora del sentir y hacer de toda una generación. Lo que la película quiere y consigue transmitir es la sensación de falta de norte y desesperanza de la sociedad, atacando a muchos palos: un sistema educativo que valora con fríos números y no sabe aportar gestión emocional, la pasividad y la banalización ante problemas que merecerían más atención, la futilidad del esfuerzo en un mundo donde se premia la mediocridad, la ultraviolencia de un sistema que se resiste a ser cambiado.

Un filme que sumado a otros que hemos podido ver en los últimos años nos hacen temer por la desesperanza con la que el cine francés está retratando su generación de adolescentes.

KASANE – BEAUTY AND FATE

Dentro de la sección Panorama Fantástico también hemos podido ver la japonesa “Kasane – Beauty and fate“, de Yuichi Satô. Su protagonista es Kasane (Kyoko Yoshine) una chica que vive acomplejada por una terrible cicatriz que le marca la cara. Tiene un gran talento como actriz, pero su físico la mantiene cerrada en sí misma, debiendo renunciar a hacer carrera en los escenarios. Su madre, al morir, le dejó un pintalabios que le permite intercambiar la cara durante 12 horas con la persona a quien bese.

Cuando conoce a Nina Tanzawa (Tao Tsuchiya), una chica atractiva que también intenta despuntar como actriz, las dos harán un pacto para conjugar el talento de Kasane y el rostro de Nina para conseguir el éxito en grandes producciones teatrales.

Kasane

Satô adapta así el manga homónimo de Daruma Matsuura para filmar una película que aporta un aire de fantástico y de thriller psicológico a la dicotomía entre belleza exterior y talento interior que hemos visto otras veces en el cine. También en el sobre cuánto de sacrificio y cuánto de talento innato contribuyen al éxito en el arte. Y cada fragmento lo culmina una representación de las obras en las que participan Nina / Kasane que son una delicia de técnica y emociones.

Una cinta amena e interesante que sabe jugar eficazmente con la música, el teatro dentro del cine, los giros de guión y los recursos técnicos para que no nos perdamos en los múltiples intercambios de las protagonistas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies