First Man (El primer hombre)
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Para su cuarta película Damien Chazelle, después de “Whiplash ” y el gran éxito del multipremiado musical ” La La Land “, cambia de género para fijarse en la vida del primer hombre que pisó la Luna, Neil Armstrong.

A principios de los 60, Neil Armstrong (Ryan Gosling) realizaba pruebas con naves experimentales mientras en casa, él y su mujer Janet (Claire Foy) se enfrentaban al dolor de no poder salvar a su hija de un tumor cerebral. Conviertiendo la pérdida en introspección y determinación en el trabajo, fue haciendo carrera en la NASA hasta formar parte del equipo que quería conseguir la proeza de llevar una nave tripulada hasta la luna por primera vez en la historia.

Damien Chazelle descarta la épica, el patriotismo, las grandes gestas, el entorno político o la carrera tecnológica que hizo posible la hazaña. ”First Man” es la historia de un hombre, un hombre consumido por el dolor de la pérdida de su hija, con un entorno familiar aceptable pero demasiado marcado por la pena, que encuentra en su trabajo la inercia para salir adelante y que, fruto de una serie de accidentes y casualidades, acabará haciendo las paces consigo mismo mientras pasa a la historia de la humanidad con su pequeño-gran paso.

First Man Ryan Gosling Damien Chazelle

Es esta la primera vez que el director no firma el guión, trabajando aquí sobre la adaptación que ha hecho Josh Singer del libro homónimo de James R. Hansen. Chazelle empieza con un retrato costumbrista de la vida de los Armstrong y unas líneas generales de la experimentación que alentó la carrera espacial y la competición con los rusos.

Pero progresivamente todo se transforma en una serie de imágenes muy cerradas, sobre todo en las escenas en el espacio, transportándonos en todo momento al lado de Armstrong, a sus miradas, sus dedos, su respiración, los controles que ven sus ojos… recordándonos que a veces incluso lo que parece más grandilocuente no deja de depender de los pequeños gestos de un solo hombre y sus emociones.

Y aquí Chazelle encuentra dos grandes aliados en sus protagonistas: una Claire Foy inmensa que llena de grandeza un personaje que parece estar en la sombra pero a la que le sobran unos pocos diálogos y miradas para canalizar todas las emociones que su marida o la misma NASA no muestran. Y un Ryan Gosling a quien el papel de hombre gélido que lleva su viaje por dentro exteriorizándolo en pequeños gestos le va como anillo al dedo.

El viaje del hombre hacia la luna se convierte en manos de Chazelle, Gosling y Foy en una mezcla de retrato humano, toques costumbristas y thriller que a medida que pasan los meses y el lanzamiento del Apolo va tomando forma, aumenta en un crescendo absorbente que desde la planificación técnica, la cámara en mano y los primerísimos planos (sin olvidar una nueva magnífica banda sonora de Justin Hurwitz) nos atrapa y emociona simultáneamente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies