Ha nacido una estrella
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

El actor y cineasta Bradley Cooper debuta como director con “Ha nacido una estrella”, que protagoniza junto aLady Gaga y que también ha coescrito y producido. Y se atreve con un clásico por el que han pasado grandes nombres como Judy Garland, Barbra Streisand, Kris Kristofferson y James Mason.

En esta nueva versión de la emblemática historia de amor, Bradley Cooper encarna Jackson Maine, un experimentado músico que descubre a Ally, una artista en dificultades de la que se enamora, interpretada por Lady Gaga. Ally ha abandonado su sueño de convertirse en una cantante de éxito hasta que conoce a Jack, que inmediatamente ve su talento natural. Esta historia íntima nos lleva en un viaje a través de la belleza y los desafíos de una relación que lucha para sobrevivir.

Bradley Cooper se ha lanzado a la dirección y lo ha hecho por la puerta grande, atreviéndose con la que será la cuarta versión del mismo título y con el mismo tema: la de 1937 con Janet Gaynor, la de 1954 con Judy Garland y la de 1976 con Barbra Streisand, las dos últimas también musicales.

Ha nacido una estrella Bradley Cooper Lady Gaga

“Hacer un remake de “Ha nacido una estrella” y poner de director a un actor que no ha dirigido una película en su vida fue una mala idea”, bromeaba Cooper en una sala de prensa del Festival de Donostia llena donde se pudo ver su película. Y realmente no le ha salido nada mal. Su “Ha nacido una estrella” tiene corazón, tal vez algunas veces en exceso y el film se vuelve demasiado meloso, aunque el global es más que notable. Y una cosa está bien clara Bradley Cooper no sólo dirige muy dignamente, también hace una gran interpretación de este Jackson Maine de voz profunda y con tendencias autodestructivas.

Y esta versión del clásico atrapa desde el minuto 1 sobretodo por la música, por las voces y por la complicidad entre Cooper y Lady Gaga, su química traspasa la pantalla. Ella a la que él le saca una ceja postiza la primera vez que le habla y a la que se puede ver sin toda la parafernalia que normalmente la acompaña. Una Lady Gaga grande en el escenario pero un poco más justa en las escenas de calle.

El resultado es un film atrayente en la primera mitad, pero que va de más a menos, que gana cuando suena la música, cuando hay espectáculo y que, en cambio, cuando opta por el drama más ramplón, más reincidente, más típico se hace más larga e irregular.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies