El Reino
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

La corrupción política forma parte de nuestro día a día desde hace mucho tiempo, pero parece que nadie ha querido abordarlo desde el punto de vista de la ficción. Hasta ahora. Hasta que el cineasta Rodrigo Sorogoyen se ha atrevido con “El Reino”.

Ya lo decía él mismo en la rueda de prensa del reciente Festival de Donostia: “en España no hay un debate sano ni democrático” sobre este tema que salpica la mayoría de partidos. Y él sin vergüenza pone sobre la mesa todo el dinero, sobresueldos, sobres en negro, comidas pantagruélicas y cajas B. Qué alguien se siente identifico? Es una pena, pero “El Reino” hacía falta para hacer la autopsia de la corrupción en las Españas.

Manuel (Antonio de la Torre), un influyente vicesecretario autonómico que lo tiene todo a favor para dar el salto a la política nacional, observa como su perfecta vida se hunde a partir de unas filtraciones que le implican en una trama de corrupción junto a Paco, uno de sus mejores amigos. Mientras los medios de comunicación comienzan a hacerse eco de las dimensiones del escándalo, el partido cierra filas y únicamente Paco sale indemne. Manuel es expulsado del reino, señalado por la opinión pública y traicionado por aquellos que, hasta hace unas horas, eran sus amigos. Aunque el partido pretende que él cargue con toda la responsabilidad, Manuel no se resigna a caer solo. Con el único apoyo de su mujer y de su hija, y atrapado en una espiral de supervivencia.

el Reino

Escrita de nuevo junto a Isabel Peña, que ya fue coguionista de “Stockholm” y “Que Dios nos perdone” y con Antonio de la Torre en el papel principal, Sorogoyen juega a recrear en la pantalla grande escenas muy similares que, seguramente , condujeron a muchos políticos a ser portada de Telediario. Y aunque está claro que se inspira en políticos (y algún rostro televisivo muy evidente) no dirige el disparo a ningún partido político concreto aunque el espectador puede relacionarlo con uno o con otro sin demasiada dificultad.

Con un ritmo trepidante, que la música “maquinera” de algunas escenas incrementa guiando los pasos de los que tratan de salvar su posición en el reino, que no se les acabe la fiesta o hacer caer con él el máximo de compañeros con él, un montaje fabuloso y un evidente toque “canis / castizo”, “El Reino” sólo expone hechos sin hacer juicios de valores, ya los harán los que son testigos.

La película es un reflejo, desgraciadamente, de la sociedad que nos rodea y sobre todo de las clases poderosas. Es un gran film con unos grandes personajes y un buen desfile de interpretaciones (Bárbara Lennie, Mónica López, José María Pou, Nacho Fresneda, Ana Wagener, Luis Zahera …), pero sobre todo la de Antonio de la Torre que está inmenso. Quizás cuando avanza la trama, el guión pierde un poco el norte pero la lucha dialéctica final en un plató de televisión le pone un punto y final fabuloso.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies