Inmersión
3Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

De la mano del veterano director alemán Wim Wenders, llega la película que inauguró el pasado Festival de San Sebastián, “Inmersion”, una pretendida historia de amor “bigger than life” con referencias al agua, la vida y las inmersiones en las profundidades de emocionales.

Danielle Flinders (Alicia Vikander) es una biomatemática que forma parte de un proyecto que se dispone a demostrar que la vida es sostenible en la capa más profunda de los océanos. James More (James McAvoy) es un ex soldado que trabaja para la inteligencia británica bajo la falsa identidad de un ingeniero que participa en proyectos para construir pozos de agua potable en África.

Durante unos días de descanso, los dos coinciden en un pequeño hotel de la costa francesa e inician una intensa relación. Poco después, ella marcha hacia Islandia para sumergirse con una nave hasta el fondo del océano y él emprende una misión en Somalia donde será capturado por un grupo yihadista. El recuerdo de los momentos que pasaron juntos y la esperanza de volver a verse marcará el presente de Danielle y James, separados por miles de kilómetros.

Inmersion James McAvoy Alicia Vikander

Este era el argumento de la novela del mismo título de L.M. Ledgard que ahora adapta el guionista Erin Dignam, sí el mismo que escribió la otro historia fallida que dirigió Sean Penn con Javier Bardem y Charlize Theron, bajo el título de “Diré tu nombre“.

En “Inmersión”, desde el título a las forzadas metáforas que intentan conectar las tres historias todo quiere tener un aire de pretendida espiritualidad y profundidad cósmica. Pero todo ello es demasiado abstracto, demasiado cogido con pinzas como para que realmente nos creamos la simbologia que relaciona una y otra línea narrativas, para que lo percibamos como un conjunto. Al contrario, las peripecias marinas de Danielle están tan desdibujadas y las aventuras de espía torturado de James tan cargadas de tópicos y recursos fáciles que lo que cuesta es que el espectador vea el nexo que los unió en un principio como pareja y el paralelismo entre su situación actual.

Y sí, Wenders no es un novato en este estilo de cine y sobre todo en la primera parte consigue realizar algunos momentos poéticos con sus pausados movimientos de cámara. Y Vikander y McAvoy tampoco son dos aprendices y con sus actuaciones se esfuerzan en proveer de cierta intensidad a sus personajes. Ni siquiera desentona la matizada banda sonora del experimentado Fernando Velázquez. Pero entre todos no consiguen sacar a flote una historia que quiere abordar demasiados temas sin sobresalir en ninguno y un guión que hace aguas por todos lados.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X