Ready Player One
7.7Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
6.7

“Ready Player One”, publicada en 2011, ha sido una lectura de cabecera para miles de frikis y nerds del mundo entero. Una oda a la cultura pop transformada en aventura de ciencia ficción que muchos soñábamos y temíamos a la vez ver algún día convertida en película. Steven Spielberg fue quien aceptó el reto y, como pocos hubieran podido hacerlo, consigue un resultado a la altura.

En 2045 el mundo es un lugar triste, pobre y gris en el que la gente malvive en torres de trailers y barracas. Para escapar de la desesperanzadora realidad todo el mundo pasa las horas dentro de un mundo virtual, Oasis, que unos años atrás crearon James Halliday (Mark Rylance) y Ogden Morrow (Simon Pegg). Allí cada uno puede ser quien quiera y hacer lo que quiera, como Wade Watts (Tye Sheridan) un chico huérfano que en el mundo virtual se hace llamar Parzival. Cuando Halliday muere, deja dentro de Oasis un juego de pistas y la promesa de que quien sea capaz de encontrar 3 llaves que llevan hasta un huevo dorado, heredará toda su fortuna y el control de Oasis.

Parzival será uno de los muchos jugadores que aceptarán el reto, como su mejor amigo H, Art3mis (Olivia Cooke), Daito (Win Morisaki) o Sho (Philip Zhao). Pero a medida que vayan resolviendo pistas y acercándose al objetivo, irán comprobando también que la corporación IOI liderada por Nolan Sorrento (Ben Mendelsohn) no se detendrá ante nada para hacerse con el poder.

Ready Player One

Los que somos fans del libro, sabíamos que la tarea de adaptar “Ready Player One” no era nada fácil. Y visto el resultado tengo que admitir que la película no me ha emocionado tanto como lo hizó la obra de Ernest Cline, que he echado de menos algunos de los elementos de la historia original y que como suele pasar al leer, había cierta magia en imaginarte Oasis y la historia de Wade Watts dentro de tu cabeza sin verla con tus ojos.

Pero dicho esto, la “Ready Player One” cinematográfica es una película muy disfrutable por méritos propios.

La maestría de Spielberg se demuestra desde el primer momento, cuando sólo le hace falta un minuto mientras Wade desciende desde su casa hasta la calle para ponernos en situación de cuál es el mundo en que vive la humanidad en 2045.

Poco después nos abruma con la primera inmersión de cabeza en Oasis y todo se vuelve una realidad virtual excesiva. En este mundo ficticio todo vale y Spielberg se recrea a placer. CGI, música, colores, vestuarios, artefactos, personajes de películas, escenas de videojuego… todo se da la mano sin límites.

Pero es pasada esta primera entrada cuando Spielberg encuentra realmente el pulso de la historia y comienza a alternar realidad y virtualidad. Cuando las aventuras de Wade y sus amigos o las pinceladas sobre los peligros de una humanidad deshumanizada, ceden momentos a homenajes a Kubrik, los arcades o La Fiebre del Sábado Noche, para luego devolvernos de golpe a una trama con el espíritu de ET o los Goonies. Dominando el lenguaje cinematográfico clásico y el lenguaje de los videojuegos, Spielberg consigue conformar una mezcla que estaba en el corazón del libro de Cline, pero que en sus manos es capaz de trascender al audiovisual con una fuerza abrumadora.

Ready Player One

Ready Player One” es una película que disfrutarán mucho más los que fuimos jóvenes en los 80 y 90 porque su visionado es también un juego, un paseo por el camino de la nostalgia. En primer lugar por la enorme cantidad de referencias a videojuegos, películas, cómics o canciones de aquella época, algunas muy evidentes, otras más sutiles, que despiertan una sonrisa cada vez que descubres una.

Pero también porque por medio del entretenimiento nos devuelve a un tiempo cinéfilo del que precisamente Spielberg es máximo exponente, en que no nos hacían falta guiones inmaculados ni grandes desarrollos de personajes (sobre todo en los malos) para disfrutar y emocionarnos en el cine descubriendo historias en que todos éramos goonies de espíritu, miembros rebeldes del club de los cinco, aventureros que creíamos que un grupo de jóvenes podían combatir el poder.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies