El justiciero
3.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Charles Bronson se convirtió en los 70 el máximo exponente del ojo por ojo y diente por diente como respuesta a la poca eficiencia de las autoridades ante la violencia en las ciudades. La cacería del “malo” que no hacía la policía se convertía en ejecución por parte de uno de los individuos más duros del cine. Ahora le toca a Bruce Willis como brazo ejecutor de la justicia.

Los tiempos han cambiado. La venganza, la justicia por la propia mano y el tener armas para autodefensa o, en la mayoría de casos, para el ataque indiscriminado, ya no se ve de la misma manera. Las matanzas en institutos o la aparición del terrorismo en cualquier ciudad occidental ha cambiado la sociedad. Y justo en este momento uno de los maestros del cine gore, Eli Roth, se ha decidido a hacer un remake de este film contando con otro de los duros de la pantalla grande, Bruce Willis acompañado por otros rostros conocidos como Vincent D’Onofrio o Elisabeth Shue.

Paul Kersey (Bruce Willis) es un cirujano muy famoso que vive en Nueva York con su familia. Cuando su mujer Lucy (Elisabeth Shue) y su hija Jordan (Camila Morrone) son atacadas brutalmente en casa. Paul siente un gran impulso de venganza. Como comprueba que la policía está saturada y no van a ayudarle, decide hacer justicia por su cuenta. Su intención es enfrentarse a los agresores de su familia, pero la situación se va complicando y termina frenando todo tipo de criminales. Así que en la ciudad comienza a aparecer el debate de si es una ángel protector o un justiciero.

el justiciero

Remake o no, “El justiciero” es cine del pasado. Se nota. Uno espera ver salir Charles Bronson y cuando ves Bruce Willis parece que no pueda ser. Estamos en 2018, no en 1974. La película de Roth no se la puede tomar en serio. Si lo haces, te remueves inquieto en el asiento respecto al mensaje que transmite -sólo la burla a la poca dificultad en comprar armas en Norteamérica pasa bien-. Nadie piensa que vaya de verdad, ni siquiera sus actores. Un Bruce Willis con rostro como de muñeco de cera no se cree ni una brizna de cada una de las frases o hechos que le corresponden a su personaje. Y ya no hablamos de Dean Norris que no consigue decir nada sin una risita burlona en el rostro en su papel de detective.

“El justiciero” es una película ideal para ver en un ambiente como el del Festival de Sitges, que celebren cuando Roth, sin poder evitar su tendencia a la sangre fresca, aplasta un cerebro de un malo muy malo.

Si queréis acción con un poco de cara y ojos, por mucho que os encante Bruce Willis, huid de la sala. Esto o esconderse debajo del asiento en un ataque de vergüenza ajena.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X