"Muerte con pingüino" de Andrei Kurkov
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Andrei Kurkov fue traductor de japonés para la KGB y la policía, y vigilante de prisiones en Odessa mientras escribía cuentos infantiles. Y como él, peculiar, es la trama de crímenes que nos trae en “Muerte con pingüino” con un escritor arruinado y su compañero de piso, un pingüino triste y deprimido, Misha.

En Viktor, es un escritor sin un euro, lo ha dejado a su novia, tiene frío. Imaginad si se siente solo que decide adoptar a un pingüino. No sabe que este nuevo compañero de piso, Misha, también está deprimido: suelta suspiros melancólicos cuando chapotea en la bañera de agua helada y se cierra en la habitación como un adolescente. Ahora Viktor no sólo está triste, sino que tiene que consolar a su amigo. Y además alimentarlo. Todo se complica cuando un gran diario le encarga escribir esquelas -estelas, como dicen en el libro- de personajes públicos que aún están vivos. Parece una tarea fácil. Pero no lo es: los protagonistas de sus necrológicas comienzan a morir en extrañas circunstancias poco después de que escriba sobre ellos. Misha y Viktor se ven atrapados en una trama absurda y violenta.

La novela cuenta la historia de Viktor, un tipo que trata de sobrevivir en la realidad postsoviética. Quisiera escribir una novela pero la hoja en blanco puede con él y acaba escribiendo “estelas” de personajes públicos aún vivos que, curiosamente, empiezan a morir poco a poco. Su pingüino, Misha, es su único vínculo sentimental con la realidad.

Cuando la URSS colapsó, lo hizo también la forma de vida de millones de personas. La gente empezó a evitar a sus amigos para que no les pidieran nada. La moralidad fue la segunda víctima de ello. Todo el mundo estaba dispuesto a hacer cosas ilegales para sobrevivir, el único problema era el límite que se ponía cada uno y este es el drama de Viktor. Él prefiere no darse por enterado de quién está detrás de estas muertes que comienzan con una necrológica suya. Sabe que cuando sepa la verdad también llegará su final.

“Muerte con pingüino” es una novela policial peculiar que se aleja de tópicos. Tiene una pátina gris, melancólica que lo rodea todo, pero a la vez con una ternura que contrasta con la facilidad que aparece la muerte, una y otra vez, en la trama. Y lo de menos es resolver los crímenes, en el fondo ya se sabe qué pasa, es convivir con dos personajes (en Viktor y su pingüino) que son tan iguales, que arrastran tanto sus vidas, que el uno no puede vivir sin el otro. Y a su lado un desfile de acompañantes con peculiaridades marcadas, también con su punto de ternura, que muestran una sociedad que malvive como puede y que busca la compañía de manera desesperada.

La presencia de la muerte es tan habitual que, visto de un punto de vista occidental, es lo que resulta más curioso, más chocante. Muere gente de una manera o de otra y nadie se inmuta y lo más normal es contratar un pingüino para el funeral. Por eso resulta tan importante localizar esta novela en una época oscura y corrupta. Con medios de comunicación hablando de crímenes por todos lados mientras el resto de sociedad lo miraba como si no fuera con ellos, como hace Viktor, que no quiere pensar. Y el leerlo ahora ficcionado parece imposible y atrapa al lector en una especie de mundo inventado, surrealista incluso, que resulta que fue real. Y como siempre la realidad supera la ficción.



Editorial: Blackie Books
Web editorial
ISBN: 978-84-17059-46-0
Páginas: 288
Precio: 21€


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X