15:17 Tren a París
2Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Spencer Stone, Alek Skarlatos y Anthony Sadler son tres chicos norteamericanos que en 2015 se encontraban de viaje por Europa cuando cogieron un tren en Amsterdam con dirección a París. Al mismo tren subió Ayoub El-Khazzani cargado con una bolsa llena de armas de fuego, dispuesto a matar a tantos pasajeros como pudiera. Pero al ver lo que estaba pasando, los tres no dudaron en reducir el terrorista y evitaron así el que hubiera podido ser un nuevo ataque yihadista con un montón de víctimas.

En un pseudoejercicio de cine verité, Clint Eastwood se decide a explicarnos esto, adaptando el libro escrito por Anthony Sadler, y con los tres protagonistas reales auto interpretándose en “15:17 Tren a París“. Prescindiendo de artificios y efectos especiales, y como reza el cartel buscando “una historia sobre cómo gente corriente pueden convertirse en héroes“.

Así que iba preparada para encontrarme una película sobre héroes, dios y la patria. Lo que no iba preparada era para encontrarme con un filme que no tiene un solo gramo de pericia cinematográfica. Montaje atropellado, música a destiempo, diálogos vacíos y ridículos, y la decisión de interrumpir cualquier tensión haciendo saltar la historia hacia anécdotas que no aportan nada más que matar la atención del pobre espectador a base de castigos escolares, obsesión por hacerse selfies o jarras de cerveza.

15:17 Tren a París

Resumiendo rápido, el hecho central que motiva “15:17 Tren a París“, que Stone, Skarlatos y Sadler placaron a un terrorista al que le fallaron las armas hasta dos veces, da exactamente para un minuto de película (Y sabiendo esto, ¿no habría sido mejor hacer un corto o un documental?). El resto es paja, absurda y aburrida que pretendidamente nos debería dar un contexto sobre las vidas y motivaciones de estos tres jóvenes, pero que no lo consigue en ningún momento (y francamente tampoco pone mucho esfuerzo en intentarlo). Si Eastwood pretendía dotar de épica que con un acto de coraje los tres protagonistas evitaran lo que habría podido terminar en masacre, consigue lo contrario, despojar los hechos de cualquier interés.

Saltos temporales adelante y atrás, nos hacen pasar de su infancia cuando se meten en líos en la escuela y van al bosque a jugar con pistolas de plástico gritando perlas como “La guerra mola” (¡literalmente!) Hasta su vida de adultos de viaje por Europa. Y todo es tan inconexo y narrativamente insustancial que tres chicos que son amigos desde pequeños no tienen ni una sola frase interesante que decirse unos a otros en todo su tiempo juntos. Lo peor no es que Stone, Skarlatos y Sadler no tengan ninguna habilidad actoral, lo que podría contribuir a la autenticidad de la película. Lo peor es todo lo demás, el guión, la dirección, el montaje, la elección de planos, la actuación de los que sí son profesionales.

Al final cuando termina “15:17 Tren a París” sólo te ocupa la cabeza una pregunta “¿Qué has hecho Clint Eastwood”? Parece tan inconcebible que el director de “Million Dollar Baby“, “Medianoche en el jardín del bien y del mal“, “Mystic River” o “Gran Torino” haya perpetrado los 90 minutos que acaban de pasar por delante de tus ojos, que dudas de si el bueno de Clint no estaba tomando el sol y unas caipiriñas mientras le cedía la cámara y el megáfono a su becario. Porque si realmente fue él el que dirigió el rodaje sólo le corresponde el título de otra de sus películas: Sin Perdón.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies