Suburbicon
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Dirigida por George Clooney y ambientada a finales de la década de los 50, Suburbicon nos traslada a un barrio del mismo nombre que parece ser el emplazamiento ideal para un estilo de vida perfecto: vecinos amables, casitas unifamiliares con jardín, todos los servicios imaginables y un ambiente de buena educación y tranquilidad que es el sueño de toda familia americana.

Eso sí, si uno tiene el color de piel, la religión y el estilo de vida “correctos”. Allí viven el matrimonio formado por Gardner Lodge (Matt Damon) y Rose (Julianne Moore), inválida tras un accidente de coche, su hijo pequeño Nicky (Noah Jupe), y la hermana gemela de Rose, Margaret (también Julianne Moore). Poco después de que el barrio se instale la primera pareja de color (Karimah Westbrook y Leith M. Burke) y esto ponga en pie de guerra a todos los vecinos, unos ladrones entran a robar en casa de Gardner y acaban matando a su mujer.

Los actores, directores y guionistas Grant Heslov y George Clooney, rescriben así una historia que elaboraron Joel y Ethan Coen, pero que por diversos motivos decidieron no rodar ellos mismos. Y visto el resultado, entendemos que razones de peso no les debían faltar.

Suburbicon

Suburbicon intenta funcionar como varias cosas a la vez, un thriller criminal, una sátira del american way of life, una crítica social, una condena al racismo … y al final apenas sale airosa del elemento satírico.

Intencionadamente, la historia desdibuja los personajes del matrimonio Meyers, les quita las voces y cualquier detalle que podamos saber de ellos porque sólo son un icono que sirve al fin del mensaje que se quiere transmitir. Y ese es el elemento más destacable de Suburbicon, esta metáfora de los tiempos actuales plagados de fake news e hipocresías varias que hacen que perdonemos o ignoremos las atrocidades de los afines y carguemos contra los diferentes por puro prejuicio infundado.

El problema es que esta buena intención de la película se inserta en una trama criminal y familiar que se mueve entre clichés, registros exageradamente satíricos ya vistos demasiadas veces y que no aportan demasiado originalidad, excepto por algún chiste acertado ocasionalmente. Las dos líneas argumentales, cada una con su tempo y tono diferenciados, funcionan por contraposición, pero no consiguen rodar conjuntamente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies