Jupiter's moon
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

La ganadora de la última edición del Festival de Cine de Sitges llega a nuestra cartelera de la mano del joven director húngaro Kornél Mundruczó, que no ha hecho suya, como sí lo hizo Umberto Sabiano, aquella célebre máxima nietzscheana: ya somos profundos, volvámonos claros.

A Jupiter’s Moon le quedan pequeñas todas las etiquetas imaginables, también la de simple película de ciencia ficción, y en todo momento parece proponernos aquel ejercicio que formulaba Zizek en su manual de cine para pervertidos, el de extirpar este o aquel elemento en una obra para ver qué es lo que queda. Una parábola sobre la culpa, un retrato mesiánico con pinceladas manieristas, una fábula satírica sobre la Europa del refugees go home, serà una cosa u otra dependiendo de las conexiones neuronales de cada espectador, que quizás preferirá identificar el film como un delicadísimo ejercicio visual (o, como es habitual oír decir últimamente, ‘una peli muy bien hecha’) de insólita espectacularidad.

Se trata, en cualquier caso, de la historia de un joven refugiado sirio que llega a la frontera húngara para traspasarla, él un puñado de compatriotas además de su propio padre, capturados todos ellos en una emboscada salvaje, una inhumana cacería humana y una escena inicial de ponerse en pie y hacer la ola con el resto de la sala. Durante la evasión, Aryan (Zsombor Jéger) recibe unos cuantos disparos en el pecho y sin embargo no muere, resulta que en su lugar se convierte en una especie de superhéroe o casi: resulta que ahora es capaz de volar.

Jupirte's moon

Lo saben él y el médico que le trata en el campo de refugiados, de nombre Stern (Merab Ninidze), corrupto y distópico como la Hungría que se nos formula, un mad doctor improvisado que no desaprovecha la ocasión: se lleva a Aryan de gira para presentar sus superpoderes a los ricos de la ciudad, pacientes dispuestos a pagar milagros a muy buen precio.

Y por lo general un superhéroe vuela, pero ¿es todo el que vuela un superhéroe? ¿De qué le sirve esto a un refugiado que lo único que pretende es encontrarse con su padre, desaparecido en el primer suspiro? Para superar vallas y fronteras, eso seguro, y también para convertirse en un fugitivo de primera (las alusiones a Richard Kimble no pasan desapercibidas), para eso y poco más. Hete aquí un buen hallazgo.

Zizek decía que había que tratar de imaginarse Los Pájaros de Hitchcock sin los pájaros para comprender su trasfondo. El mismo experimento sería posible con Jupiter’s Moon (el nombre de una de las lunas de este planeta es Europa) si nos deshacemos de levitaciones hipnóticas y dejamos la interpretación religioso-moral para otro momento. Nos quedaría una interesante reflexión, quizás algo somera, sobre la acuciante crisis de valores que envilece al viejo continente. Eso y una película un poco más clara, y felizmente menos profunda.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X