FilminCAT estrena esta breve pero contundente webserie que parodia el auge del indie-folk catalán con “El Ramon de les Olives”, el debut en la dirección de Carmen Marfà y Yago Alonso. Biel Duran, Roger Batalla y Pau Vinyals acompañados de unos cameos bien conocidos nos traen las aventuras y desventuras de un grupo musical que quiere saltar a la fama.

¿De qué va?

Ricard, Joan y Pol tienen el mismo sueño que tantos y tantos jóvenes de su edad han tenido alguna vez: ser estrellas de la música. Pero el camino a la fama es complicado. Más cuando no vas sobrado de talento, tú crees que sí y, además, tomas siempre las peores decisiones.

Ramon de las Aceitunas

Quién está detrás?

Los guionistas Carmen Marfà y Yago Alonso, con amplia experiencia en el mundo de la televisión, donde han trabajado juntos, por ejemplo, en el concurso de cocina de TV3 “Joc de Cartes”. Además, escribieron el guión de la gala de los Gaudí de 2016, presentada por Rossy de Palma y una de las ceremonias más comentadas y controvertidas de los últimos años. Ambos debutan como directores a “El Ramon de les Olives”.

Biel Duran, Roger Batalla y Pau Vinyals, interpretan a los tres protagonistas de la serie. Al primero lo conocemos desde muy pequeño, cuando debutó siendo un niño a las órdenes de Bigas Luna en “La teta i la lluna”. Con una larga carrera a sus espaldas, lo hemos visto recientemente en “Cites”. Batalla es actor de teatro y televisión. Ha brillado sobre las tablas en funciones como las de “No hi ha bosc a Sarajevo” o “La conferència Wannsee”, pero os sonará mucho más por su paso por el concurso de Oriol Dalmau, “El Gran Dictat”, donde se llevó el bote más grande jamás entregado por el programa. Vinyals, por su parte, es Gabi en la tercera y última temporada de “Merlí”, y también salió a “El crac”.

El Ramón de las Olivas

¿Qué ofrece?

Vayamos por partes: El Ramón de las Olivas era un mítico personaje de una de las series nostradas más largas de TV3: “El cor de la ciutat”. El Ramón, interpretado por Ruben Ametllé, era un desgraciado, tristón y, en cierto modo, un proyecto de psicopata sin aliento que despachaba aceitunas y pepinillos en una de las paradas del mercado de San Andrés. Enamorado de la Mary acababa -no demasiado bien- con Remei, la de la “pinza birmana”.

Ahora tan insigne personaje da nombre a un grupo musical que tal vez se podría llamar “Manel” o “Els amics de les arts”, pero no se llaman “El Ramon de les Olives” y ya de paso, da nombre a una webserie de Filmin que cuenta las aventuras y desventuras (más esto último) de este grupo catalán de música indie para salir del anonimato. Y claro, si el personaje del Ramón de las Olivas no era el individuo con más suerte del mundo, el grupo tampoco puede serlo. Con su single “Ai, Remei” -al mejor estilo “Ai, Dolors” de los Manel – quieren reventar el mercado pero quizás se creen algo mejores de lo que realmente son. Buscarán en la industria discográfica, en Youtube, en la radio o en la televisión, el empujón decisivo para darse a conocer, aunque por el camino olviden que para sacar un disco no es suficiente con tener cuatro canciones más bien mediocres.

Ricard (Biel Duran) es el líder, el entusiasta, un poco la versión catalana de David Brent, el personaje de Ricky Gervais en “The Office”. Un tipo crecidito, fantasma pero, en cierto modo, entrañable. Pol (Pau Vinyals) es el típico amigo que se deja llevar por los otros, inocente, que pierde el mundo de vista delante de una mujer guapa. Joan (Roger Batalla) es el guaperas y enigmático del grupo. Parece que cree en el grupo, pero también podría ser que no.

El Ramón de las Olivas

¿La recomendamos?

La primera temporada de “El Ramon de les Olives”, de 7 episodios, dura 36 minutos que saben a poco. La serie tiene un humor gamberrete, entrañable, que no hace sangre pero pega sus “zascas” correspondientes a este mundo creativo. Con un espíritu similar al de “Paquita Salas”, sorprende con sus cameos (Jordi Basté, Albert Om, Aída Folch, Nausicaa Bonnín, o el cantante Joan Dausà) y con unos sus gags nostrats que, probablemente, sólo podamos entender los catalanes .

Un divertimento breve pero de calidad que deja con ganas de más. Esperamos poder encontrar, en breve, una segunda temporada y saber que ha pasado con “El Ramon de les Olives”. Por lo tanto, la recomendamos? Sí, por supuesto y recordad siempre: en el bote pequeño está la buena confitura.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies