El secreto de Marrowbone
5.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Para su primer largometraje el asturiano Sergio G. Sánchez, quien fue el guionista de “Lo imposible” o “El orfanato”, ha contado con el aval de la producción de J.A. Bayona. Presentada dentro de la sección oficial del pasado Festival de San Sebastián, allí tuvo un recibimiento muy desigual pero ahora llega a las salas para ganarse el favor de un público que hace años que se ha apuntado al terror nacional.

Marrowbone comienza con la llegada a una apartada casa de una madre y sus cuatro hijos. Huyen de un mal que conoceremos más adelante e intentan rehacer su vida. Durante el verano, los chicos conocen a otra chica del pueblo, Allie (Anya Taylor-Joy), y juntos parecen encontrar por fin la felicidad. Pero pronto la madre cae enferma y antes de morir le hará prometer al hermano mayor, Jack (George MacKay), que cuidará del resto, Billy (Charlie Heaton), Jane (Mia Goth) y el pequeño Sam (Matthew Stagg), ocultándolos en la casa hasta que él cumpla los 21 años y ya pueda ser su tutor legal. Durante los meses que quedan hasta el aniversario, sin embargo, tendrán que hacer frente a una maligna presencia que amenaza sus vidas.

Marrowbone

Con el apoyo técnico y económico que le ha supuesto la apuesta de Mediaset por su proyecto, Sánchez ha podido construir un film con una factura a la altura de los proyectos que guionó para Bayona. En este sentido, la ambientación, el aspecto visual con una atmósfera clásica y atrapada en un tiempo incierto son uno de los puntos a favor del film, aun a pesar de algunos sustos repetitivos y demasiado exagerados en los efectos de sonido.

En su desarrollo, Marrowbone es la enésima cinta de terror con casa destartalada y funesta. Aunque picotea un poco de aquí y de allí en cosas que ya hemos visto muchas veces en otros films de temática similar, su guión consigue mantener el interés del espectador con algunos giros y la alternancia del aspecto familiar con la tensión del peligro que se acerca a los protagonistas.

Pero desgraciadamente llega un momento en que para su desenlace Marrowbone se la juega con una decisión y su puesta en escena que echa por tierra el trabajo realizado hasta entonces. En el festival Donostiarra provocó sonoras risas y, aunque personalmente no creo que haya para tanto, haber enfocado de otra manera la resolución final hubiera contribuido a dejar una sensación más sólida de una película que a lo largo de su metraje consigue mantener bastante dignamente la atmósfera de terror psicológico.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies