Creative control
8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Cuando la vida se vuelve virtual, la realidad te engaña. Creative Control nos lleva a un futuro no muy lejano donde la realidad virtual forma parte de la vida cotidiana de las personas. El protagonista, David, es un publicista al que le encargan la campaña de unas gafas que proporcionan al que las lleva una experiencia de realidad aumentada: tener el contenido de tu teléfono móvil frente a ti, grabar lo que ves o interactuar con tu entorno. Insatisfecho con su relación sentimental, David usa las gafas para crear un avatar de su objeto de deseo, la novia de su mejor amigo.

En estos primeros años del siglo XXI son muchas las ficciones que reflexionan sobre cómo los avances tecnológicos, supuestamente convenientes para nuestro progreso material, podrían conllevar una conflictiva alteración de la percepción del entorno y de nuestra forma de interactuar con las personas. En nuestra sociedad digital de interacciones globales, donde más que nunca parece fácil relacionarte con cualquier persona de cualquier lugar, aumenta la preocupación por la virtualidad de los vínculos humanos. Temáticamente, Creative Control se sitúa a medio camino entre el mejor capítulo de Black Mirror (Cap. 3: Toda tu historia), Her (Spike Jonze) y Ex Machina (Alex Garland), mostrando, a partir de un avance tecnológico, la caída en espiral del protagonista, incapaz de mantener el control de su mundo.

Creative control

Creative Control, rodada en un precioso blanco y negro, está dirigida, escrita e interpretada por Benjamin Dickinson, el nuevo Shane Carruth (Primer, Upstream Color). Con influencias de Stanley Kubrick, en la banda sonora clásica y en los movimientos de cámara, este relato siniestro nos habla de un mundo en el que los límites entre la realidad y la fantasía se desdibujan y en el que se confluyen, se mezclan y chocan nuestras vidas públicas, privadas e imaginarias. Una sensacional y hiperestilizada bajada a los infiernos que también presenta similitudes con la última película de Nicolas Winding Refn, The Neon Demon.

Creative Control, una de las triunfadoras del Festival SXSW de 2015, es una de esas perlas que vale la pena descubrir, una futura película de culto del género. Lamentablemente, su estreno en las salas no le va a hacer justicia y probablemente tenga un paso breve por la cartelera. Así que lo mejor que puedo decir para acabar esta crítica son las siguientes cuatro palabras: no se la pierdan.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies