Con la llegada del fin de semana y las calles de Donosti a rebosar de público festivalero, prensa acreditada y turistas que han venido a la ciudad a disfrutar del buen tiempo, afrontamos una jornada intensa con tres filmes en competición y una perla que, si bien vienen con buenas intenciones y algunas virtudes, no nos han acabado de emocionar como pretendían.

LA DOULEUR

La protagonista del film que Emmanuel Finkiel presenta a la competición oficial es la escritora Marguerite Duras (Mélanie Thierry). El hallazgo de unos diarios son la excusa para trasladarnos a los hechos que narró en ellos. En la Francia de finales de la Segunda Guerra Mundial, ella y su marido Robert Antelme (Benoît Magimel) formaban parte de un grupo de la Resistencia. Cuando él fue detenido por agentes alemanes y posteriormente deportado, para ella comenzó una interminable espera, primero para tener noticias de él y después, ya con la guerra terminada, de su regreso. Durante meses estableció una peligrosa relación con un colaboracionista de los nazis de quien creía poder sacar información, y luego asistió con desesperación al goteo de soldados que volvían a casa pero sin que Robert estuviera entre ellos.

La Douleur Mélanie Thierry

Con más de dos horas de metraje, Finkiel pretende trasladar a los espectadores la angustia de la larga espera de la protagonista. Pero lo hace principalmente alargado la duración de todo lo que explica, con planes lánguidos y pausados, muchos sin diálogos. De hecho, hemos rebautizado su película como La mujer que fuma, porque no os exageramos si os decimos que si elimináramos todos los planes en que la protagonista sale consumiendo cigarrillos, el metraje del film se reduciría a la mitad. La extensión temporal parece ser el único recurso del director, que renuncia a muchos otros elementos para transmitirnos las emociones de los protagonistas y los hechos que viven.

Y así la lentitud de la película logra su propósito al principio, pero al final sólo consigue que sintamos la eternidad de la espera de Marguerite porque literalmente a nosotros se nos hace eterna su narración. No obstante, si que cabe destacar la interpretación de Mélanie Thierry que se carga el film a los hombros y aguanta que la cámara la siga en planos muy cerrados durante casi toda la película.

 

THE THIRD MURDER

Pasando al segundo film del día, esperabamos con curiosidad nuestro reencuentro con uno de los habituales del festival y que nunca nos ha decepcionado. El japonés Hirokazu Kore-eda es de facto uno de los mejores retratistas de relaciones familiares que edición tras edición ha ido alternando participación en las diferentes secciones de San Sebastián, recogiendo siempre el beneplácito de crítica y público. Pero tras Después de la tormenta (2016), Nuestra hermana pequeña (2015), De tal padre tal hijo (2013) o Kiseki (2011), Kore-eda hace un cambio de registro y se pasa a una trama judicial en esta cinta presentada en la sección Perlas que supone su filme más oscuro de los últimos años.

The third murder Hirokazu Koreeda

The third murder” arranca con un asesinato. Mikuma, trabajador de una fábrica, golpea a su jefe con una llave inglesa hasta matarlo y luego prende fuego al cadáver. No tiene ningún problema en confesarlo y por su crimen podría enfrentarse a una sentencia con pena de muerte. Shigemori (Masaharu Fukuyama) es uno de los abogados que deberá interrogarlo y desentrañar el asesinato, otros crímenes pasados ​​de Mikuma y el papel de la mujer y la hija del difunto en todo ello.

A caballo entre el thriller y el cine judicial, Kore-eda retrata interrogatorios, juicios y recreaciones de los crímenes pero ay, por el camino esto hace que diluya lo que le es más propio y donde su cine solo destacar. A pesar de lo interesante del juego entre acusado y abogado y que “The third murder” no renuncia a hablarnos de las conexiones humanas, éstas quedan veladas bajo la capa criminal, dejándonos con la sensación de que no profundiza lo suficiente en algunas de las relaciones, como la de la mujer y la hija del fallecido. Sí en cambio parece interesarle más al director el estudio de conceptos como la culpa o la verdad, un término que no es tan inequívoco como debería sino que depende mucho de puntos de vista, perspectivas y contextos que se van desvelando a lo largo del film.

 

ALANIS

Volviendo a la Sección Oficial, llegaba el turno de la participación de la quinta película de la argentina Anahí Berneri. Y teniendo en cuenta que su último paso por el festival en 2014 con “Aire Libre” fue una de las participaciones más vapuleadas por la crítica de los últimos años, teníamos curiosidad por ver si esta vez nos reconciliaríamos con la directora.

Alanis

Alanis (sí, en la película se le pregunta varias veces si se llama así por la cantante pero nunca da respuesta) es una chica con un hijo de año y medio que decide ganarse la vida como prostituta. Comparte piso con una compañera de profesión, pero los problemas con la policía harán que el propietario del piso las deje en la calle. Comienza así para Alanis una lucha para recuperar su modo de vida y proporcionar cierta seguridad a su pequeño, ante la incomprensión tanto de la tía que la acoge durante unos días en la trastienda de su tienda de ropa como de otras prostitutas de calle que no aceptarán que ocupe sus esquinas y les robe los clientes.

Alanis es una de esas películas que en la superficie parece que no cuente gran cosa. En la cinta entramos en la vida de la protagonista (Sofía Gala) cuando ya hace tiempo que lleva la vida que ha decidido llevar y dejamos la sala de cine después de ser partícipes de ella por pocos días y con la sensación de que las cosas no le cambiarán mucho en adelante. Pero es bajo esta aparentemente intrascendente superficie donde se esconden las virtudes de una cinta que en el fondo plantea un discurso firme y coherente. Lo hace con sus planos meticulosamente calculados, con la naturalidad con la que muestra el cuerpo femenino ya sea alimentando al hijo como practicando sexo por dinero, con un discurso orientado a desmontar hipocresías que defiende unas condiciones dignas para las mujeres que sí han decidido libremente ejercer la prostitución y lo hace todo con una actriz protagonista a la altura de todas estas facetas.

Así que sí, hoy por fin nos hemos reconciliado con Anahí Berneri y su cine.

 

HANDIA

La tercera cinta a competición de hoy jugaba en casa. Jon Garaño y Aitor Arregi (‘Loreak‘) construyen en Handia una mezcla de cuento y relato histórico alrededor de la figura de un hombre llamado Miguel Joaquín Eleizegi que vivió en el siglo XIX por estos lares y llegó a medir 2,42 metros. En el film, Joaquín (Eneko Sagardoy) es el hermano menor de Martin (Joseba Usabiaga). Ambos viven tranquilamente trabajando el campo en el caserío de su padre y sueñas con hacerse cargo de las tierras cuando éste muera. Pero el día que las tropas carlistas pasan por la zona reclutando a todo joven capaz de luchar, Martin parte a la guerra para no volver hasta al cabo de unos años. Al hacerlo se encuentra con que Joaquín se ha convertido en un gigante que no para de crecer año tras año. Cuando un empresario les proponga convertir la peculiaridad de Joaquín en un espectáculo para hacer dinero, los dos hermanos emprenderán una gira por varios lugares. El viaje pondrá a prueba su relación y revelará los miedos y frustraciones de cada uno de ellos.

Handia

Handia supone un importante salto cualitativo en medios para sus realizadores. Y los ponen al servicio de una historia que aborda dos caminos vitales, la aceptación de las diferencias o la construcción de las leyendas. Personalmente, algunas iteraciones y saltos narrativos han hecho que la película no me emocionara tanto como creo que tiene potencial para conseguir. Pero no se puede negar que Handia sabe conjugar bien sus elementos técnicos, narrativos y humanos demostrando una vez más la habilidad del equipo que tiene detrás. En general ha sido una de las propuestas más aplaudidas en lo que llevamos de festival y más de uno protestaría si no figura en el palmarés.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X