Verano 1993
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
10.0

No es un nudo en el estómago. No es un drama infestado de emociones a estallar. No es una risa irrefrenable, ni siquiera medio presente. No roza la trascendencia ni el final de moco a medio caer. Es una obra parida del grito interno de Carla Simón, con toda la rabia e ingenuidad que destila la niñez. Un mordisco narrativo que piensa comerse los precursores del “falta acción en esta escena, ponedme explosiones y policías”.

Es el debut de la directora catalana en el largometraje. También es su propia historia. Y viene a explicar con la cámara viva y la luminosidad por bandera una cotidianidad tan bella como puñetera: El verano después de que se le murieran los padres. Con los tíos haciendo de padres adoptivos (Bruna Cusí y David Verdaguer), el trayecto interno de la Frida (Laia Artigas) resulta de suficiente interés como para esgrimir cada argumento del guion con la calma y timing preciso que necesita cada plano. Es difícil teorizar sobre la belleza, pero en este caso evitaremos buscar la fórmula áurea. No hay números pi’s que valgan. El primogénito de Carla Simón le ha salido hercúleo.

Pero ojo, a pesar de ser familiar, no es para la familia. La inteligencia del guion no seducirá los ávidos de visualismo fácil y palabras groseras. Ahora bien, en el momento en que te puede parecer una simple VHS de autofilm casero, se te rompe en alguna u otra pequeña tensión. Y las acumula una a una. Y en imágenes de potencial póster hipster extasiador – fotografía a cargo de Santiago Racaj.

Estiu 1993

Ni siquiera parecer importar la creciente cotización del señor Verdaguer (No culpes al karma…, La embajada), que sabe medir su aportación. La película no sube el grado de soberbia en ningún momento. El reparto es estelar. Y las niñas, Paula Robles y Laia Artigas, son planetas. Actrices noveles que lucen con la gracia innata de quien la tiene ante las largas horas de rodaje e improvisación.

Resumiendo, tiene cosas. Tiene el color de Un amor de verano (2016). El olor a nube de arena. El ruido de las palabras sucias que todos oímos de conversación en conversación. Tiene toda la realidad y tiene movimiento. Es el más humano que se ha hecho en España en mucho tiempo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies