Colossal
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

En alguna ocasión me gustaría asomar la cabeza por la mente del director cántabro Nacho Vigalondo, para ver cómo se le ocurren sus fantasiosas ideas y, sobre todo, como después – especialmente en el caso que nos ocupa – es capaz de hacer funcionar una historia que sobre el papel parecería una marcianada inviable. Tras su paso por diversos festivales, llega a las salas “Colosal”, su último proyecto para el que contó con la participación clave de Anne Hathaway

Por si hace falta repetirlo por miléssima vez, esta es de esas películas que se disfrutan mucho más si uno va al cine sabiendo lo menos posible. Cosa difícil cuando incluso la mayoría de los posters promocionales ya son un spoiler gigante.

Colossal” nos presenta a Gloria (Anne Hathaway), una joven redactora para medios online de Nueva York, que lleva una vida un poco desmadrada a base de alcohol y fiestas. Tras su última pelea on su novio, Tim (Dan Stevens), decide coger la maleta que él le deja bien preparada y regresar al pueblo donde creció para intentar aclararse. Allí se reencuentra con un amigo de la infancia de su familia, Oscar (Jason Sudeikis), quien no tardará en ofrecerle un trabajo en el bar que regenta. Seguramente no el sitio más idoneo para que Gloria supere sus problemas, pero que se convertirá en la base para ir construyéndose un sitio en la casa de sus padres y hacer nuevos amigos como Joel (Austin Stowell) y Garth (Tim Blake Nelson).

Y mientra pasa todo esto en Estados Unidos, en Seúl, Corea, empieza a aparecer un gigantesco mostruo que causa el pánico y la destrucción mientras pasea por las calles de la ciudad.

Colossal Anne Hathaway

A partir de esta premisa, en su doble rol de guionista y director, Vigalondo teje una historia que va rodando con fluidez y que se puede disfrutar desde su lectura más ligera y evidente hasta su metafórica reflexión sobre un montón de aspectos que van del egocentrismo de la generación digital, a los efectos colaterales de los propios desastres, la lucha de sexos y la dificultad de autodescubrirse cuando el mundo ya te ha etiquetado.

Así que bien bién, “Colossal” no es una comédia romántica ni una peli indie sobre jóvenes de treinta y tantos, ni un film de monstruos. Pero es un poco de todo eso y más combinado y servido de manera imaginativa.

Y para contarlo todo no hacen falta muchos personajes. Incluso se permite dejar algo desdibujados a los más secundarios. Pero la pareja protagonista se beneficia de las actuaciones de dos actores que saben transitar de la comedia al drama con una naturalidad fuera de serie. Por un lado un Jason Sudeikis capaz de presentarse en pocos minutos como encantador caballero y como cabronazo. Y del otro, una Anne Hathaway que también se ha implicado en el film como productora y que demuestra una vez más su versatilidad conjugando la vis cómica con la capacidad de encarnar personajes hundidos que ya nos ha probado unas cuantas veces desde aquella “La boda de Rachel” (2008).

Decía Nacho Vigalondo en el prestreno del film en el cine Phenomena que él ya está un poco harto de revisionar “Colossal” porque cada vez que la ve le vienen a la cabeza cosas que habría hecho de otra manera. Así que estad seguros de que mientras vosotros la disfrutáis por primera vez, en su cabeza ya se está fabricando la siguiente idea loca a la que aplicar la experiencia.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies