Esta semana acababa la emisión de la primera temporada de la que ha sido la serie más aclamada de esta midseason: The Handmaid s Tale. La producción de Hulu (y aquí disponible en HBO), adapta en 10 capítulos el libro del mismo título de Margaret Atwood. Una terrible distopía sobre un mundo no muy lejano en el futuro, que consigue resultar tan dura como interesante, bien rodada y excelentemente interpretada por un reparto encabezado por Elisabeth Moss. Vista esta primera entrega, os dejamos nuestras impresiones:

¿De qué va?

June (Elisabeth Moss) había conocido al hombre de sus sueños, Luke (O-T Fagbenle). Juntos tenían una hija, Hannah (Jordana Blake), y vivían una vida feliz. Pero ahora June ya no es libre y se llama Offred, lo que la designa como propiedad del comandante Fred Waterford (Joseph Fiennes) y su esposa Serena Joy (Yvonne Strahovski).

Ante el alarmante descenso de la natalidad, un grupo fanático (los Hijos de Jacob) se ha hecho con el poder en Gilead y ha instaurado un régimen que proclama que las mujeres fértiles tienen la divina misión de procrear por el bien de todos. En la práctica esto supone que las chicas que han demostrado poder ser madres son capturadas, adoctrinadas y entregadas a familias de ricos y poderosos para que les den hijos.

Offred es una de ellas, como también lo son Ofwarren (Madeline Brewer), Ofglen (Alexis Bledel) o Ofsamuel (Jenessa Grant). Tras ser instruidas bajo los expeditivos métodos de la Tía Lydia (Ann Dowd) en las leyes y creencias de este nuevo mundo, ahora viven un día a día de violaciones (disfrazadas de Ceremonia), malos tratos y prohibiciones, bajo la atenta vigilancia de soldados y agentes del gobierno. Deben vestir sólo con el uniforme que las identifica, no pueden leer, ni conducir ni hablar entre ellas, y si fallan en el cumplimiento de su “deber” pueden ser ejecutadas o enviadas a las Colonias.

Algunas de estas Handmaids se resignan a su nueva vida, otras eligen el suicidio o la fuga como intento de escapar de ella. Y otras como Offred se aferran a pequeñas esperanzas y una incipiente revolución que podría ayudarla a reencontrarse con su familia.

The Handmaid's Tale Elisabeth Moss Alexis Bledel

El alzamiento de un régimen teocrático y patriarcal

Esta historia es la adaptación de la novela homónima de la canadiense Margaret Atwood, publicada en 1985. El libro recogió varios premios, como el Arthur C.Clark Award o el Governor General s Award, además de numerosas nominaciones a otros galardones. Y antes de que se produjera esta serie, ya fue adaptada al cine por Volker Schlöndorff en un film protagonizado por Natasha Richardson, Faye Dunaway y Robert Duvall, al teatro, a la radio y también se hizo una ópera en 2000.

Con una estructura narrativa que combina la narración presente de Offred sobre su vida actual y una serie de flashbacks que nos muestran su vida anterior, tanto el libro como la serie nos enseñan pinceladas de cómo se alzó e impuso el régimen teocrático en Gilead y cuáles son las normas y estratos sociales que ha impuesto el nuevo gobierno.

The Handmaiden's Tale

Un régimen nacido de las ideas de pseudorreligiosos y teleevangelistas que creen que el fin de un beneficio para la humanidad como es recuperar las tasas de natalidad, justifica todos los medios. Y como en todos los regímenes totalitarios, incluso las ideas de los bienintencionados acaban viciadas en manos de políticos, autoridades y corruptos, que convierten el cuerpo de la mujer en un instrumento mientras las privan de derechos fundamentales como la educación, la comunicación o la decisión por sí mismas.

Pero si bien en su día algunos ya calificaron el libro de distopía feminista, la historia de “The Handmaid’s Tale” contiene mensajes y reflexiones que van mucho más allá y que se pueden entender de forma generalista alrededor del abuso entre clases, la xenofobia, la homofobia, la imposición de una dictadura, la “cosificación” de las personas, la clasificación de determinados defectos u orientaciones sexuales como “anomalías” perseguibles, etc.

Cualquiera podría pensar que lo que vemos en la serie es exagerado e imposible en el mundo moderno, pero enseguida no cuesta mucho recordar como cosas que nos parecen así de inconcebibles han causado auténticas atrocidades a lo largo de la historia e incluso actualmente en muchos rincones del planeta.

¿Quién está detrás?

Bruce Miller, productor y guionista de diversas series de televisión como “Urgencias”, “Los 100”, “Medium” o “Everwood”, es el creador de esta adaptación de “The Handmaid’s Tale”. El encargo le vino directamente de la cadena Hulu.

La propia autora del libro, Margaret Atwood, ha estado colaborando en la serie como asesora sobre todo en las partes en que la adaptación amplía lo que se explica en el libro o que había que modernizar.

Para la dirección de los capítulos se pensó en la realizadora Reed Morano, que además de dirigir tiene una larga trayectoria en el mundo de la cinematografía, lo que se nota y mucho en la serie. Mike Barker (“Fargo”, “Outlander”) y Kate Dennis (“Sleepy Hollow”, “The Mindy Project”) también se han hecho cargo del rodaje de algunos de los episodios.

The Handmaid's Tale

Otra pieza clave de la serie es el trabajo de la diseñadora de vestuario Ane Crabtree, que a través de los “uniformes” asignados a cada uno de los roles sociales (las propias Handmaids, las mujeres de los comandantes, los soldados, las sirvientas, las tías,…) consigue transmitir mensajes visualmente poderosos sobre el tratamiento de las personas en Gilead. La música corre a cargo del compositor Adam Taylor.

¿Os la recomendamos?

Totalmente.”The Handmaid’s Tale” ha sido la serie más alabada de esta midseason, con una puntuación de 9,2 en Metacrcitic, y un 100% de aceptación en RottenTomatoes, y coincido con las valoraciones.

Estamos ante una serie que narra una historia terrible, que personalmente no conocía, ni del libro ni de la adaptación al cine. Y que ciertamente da pocos momentos en la alegría o la distensión. Lo que pasa a Gilead es duro, es desagradable, es terrible de concebir y de ver. Pero a la vez consigue transmitir la necesidad de verlo y de pensar sobre lo que se nos cuenta. Sería fácil caer en la asunción de que se trata de una ficción muy extrema, de que algo así no pasaría nunca. Pero ¿realmente nos parece tan lejos la homofobia, la lucha por si las mujeres pueden o no decidir sobre sus cuerpos, o que la población tenga que tragar leyes “por el bien común” que van contra las libertades personales?

Este es uno de los principales puntos fuertes de la serie, que funciona muy bien como una distopía que por un lado nos presenta algo que nos podría parecer lejano, pero que a la vez conecta con realidades muy presentes, generando una genuina inquietud.

Lo que más se le podría reprochar a la serie es el hecho de que al ser la adaptación a 10 capítulos de 1 hora, en algunos tramos se puede hacer lenta o parecer repetitiva. Pero en general “The Handmaid’s Tale” tiene un ritmo bastante ágil y está llena de giros, detalles y sutilezas que aportan diferentes puntos de interés. Su relización también es impecable, a niveles que van de la fotografía, el diseño de vestuario, el uso de la música, la planificación de los espacios y la alternancia de tiempos narrativos.

Y, obviamente, no se puede dejar de mencionar la enorme interpretación de Elisabeth Moss, que le valdrá nominaciones a montones en la próxima temporada de premios. La actriz consigue dotar a Offred de una callada humanidad, dejando entrever en cada mirada y gesto la sutil luz de la esperanza desde la opresión a la que está sometido su personaje. Tampoco le falta un buen reparto que la rodee, donde destacan Ann Dowd (la fanática Tía Lydia), Samira Wiley (en el papel de Moira, la mejor amiga de June), Yvonne Strahovski (como la mujer del comandante Fred, en permanente conflicto por sus actos pero capaz de resultar cruel), Alexis Bledel y Madeline Brewer (otras Handmaids que experimentarán las peores consecuencias de su nuevo destino).

Debido a su gran éxito, “The Handmaid’s Tale” ya ha sido renovada para una segunda temporada, aunque esta primera concluye allí donde lo hace el libro de Atwood. Así que de cara a 2018 las aventuras de Offred entrarán en terreno desconocido pero las esperaremos con interés.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies