aaa+ 2017 new fashion cheap replica watches review outlet uk.
enjoy the best price buy swiss fake chopard at low 30 - 40% discount price.
we have all the fake patek philippe.
enjoy the replikas izle brand and low price.
Norman, el hombre que lo conseguía todo
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

El primer film rodado en inglés de Joseph Cedar, director de origen israelí, sigue los pasos de Norman Oppenheimer, un pobre embaucador que se gana la vida intentado colarse en la vida de la gente poderosa para convertirse en imprescindible en su rol como mediador. Un día entabla amistad con un político de Israel que pocos años después llegará a Primer Ministro del estado judío y Norman intentará aprovechar su posición privilegiada en las altas esferas.

Lo más interesante del film es la creación del protagonista, personaje fantasmagórico, ambiguo, cambiante y enigmático que Richard Gere borda en cada escena, aportando muchos matices diferentes a su creación. Muy alejado de los galanes que le dieron fama mundial, éste quizás sea el personaje más complejo e interesante de todos los que ha interpretado Gere a lo largo de su carrera. Tanto el director como el actor trabajaron arduamente durante meses en la composición de este carácter y su resultado recuerda al personaje interpretado por Peter Sellers en Bienvenido, Mr. Change (Being There, 1979) y a algunos sujetos de las comedias de Mel Brooks y los hermanos Coen. Entrañable y patético a partes iguales, la cinta logra que nos interesemos por Norman y, a pesar de algunas acciones reprobables, que sintamos empatía hacia él en ciertos momentos, dejando, inteligentemente, para el espectador la reflexión sobre su personalidad, sus motivaciones y los objetivos de su proceder.

Norman, el hombre que lo conseguía todo

Pero el problema de Norman, el hombre que lo conseguía todo es la historia. Estructurada en cuatro actos, contiene una mezcla entre drama, comedia y thriller político que no acaba de funcionar, ya que no profundiza lo suficiente en ningún de estos géneros. Cedar habla del corrupto funcionamiento de la política actual, de las redes de influencia, los intereses financieros, la omnipresencia de la religión, de la amistad, de la geopolítica norteamericana y hasta del conflicto árabe-israelí. La multiplicidad de elementos, ligados a golpe de forzados e improbables giros de guión, resta interés en el desarrollo de la cinta, cuyo metraje se percibe lento y monocorde. La trama política, además, está planteada de forma muy simplista, maniquea y frívola. Y el final, con su supuesta catarsis, no consigue remontar el film y dejarnos con un gran sabor de boca.

Norman tiene un conjunto de buenas ideas diseminadas a lo largo de su metraje, un puñado de grandes actores como secundarios (especialmente destacables, Charlotte GainsbourgSteve Buscemi y el israelí Lior Ashkenazi) y una pertinente, aunque irregular reflexión sobre la política como terreno donde imperan las mentiras, la corrupción y la falta de escrúpulos. Sin embargo, viéndola uno tiene la sensación que se ha perdido una oportunidad de hacer un film más potente si semejante material de partida hubiera estado, por ejemplo, en manos de David Fincher y Aaron Sorkin.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X