Marie Curie
5.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

En 1867 nació en Varsovia María Sklodowska, más conocida como Marie Curie, una de las científicas más importantes del siglo XX. Galardonada con dos Nobel, sus avanzadas investigaciones en los campos de la física y la química contribuyeron decisivamente al progreso humano.

Su apasionante vida ha sido digna de llevar a la gran pantalla en diversas ocasiones. La primera y más destacable película sobre la científica de origen polaco fue Madame Curie, en 1943. Dirigida por Mervyn LeRoy, la cinta obtuvo siete nominaciones al Óscar (entre ellos, Mejor película), recreando los pasajes más importantes de la vida de Curie, llenos de anécdotas y momentos detallistas. Otras producciones sobre la célebre química fueron los cortometrajes Monsier et Madame Curie (1956) y Marie Curie (1997), las producciones televisivas Marie Curie (1977), de la BBC, Marie Curie, una femme honorable (1991), y el film Los méritos de Madame Curie (Les palmes de monsier Schultz, 1997), relato sobre las aventuras y desventuras del matrimonio Curie en el que Marie Curie es interpretada brillantemente por Isabelle Huppert.

Ahora llega a nuestra cartelera Marie Curie, la primera película en solitario de la realizadora y guionista francesa Marie Noëlle (La mujer del anarquista, Ludwig II), que narra la vida de la científica, concretamente el tiempo comprendido entre la obtención del Nobel de Física, junto a su marido, Pierre, por sus investigaciones conjuntas sobre los fenómenos de la radiación, y la obtención de su segundo Nobel, en 1911, en esta ocasión en solitario. El film habla de la heroicidad de ser mujer, polaca, inteligente y pionera, en un contexto cultural y social poco propicio, lleno de prejuicios en la comunidad científica internacional hacia las mujeres. Noëlle intenta hacer un retrato personal de la científica, mezclando sus investigaciones y sus sentimientos, sin elegir un determinado punto de vista, lo que provoca que el desarrollo del film sea esquivo e irregular.

Marie Curie

En primer lugar, presenciamos los trabajos conjuntos del matrimonio Curie y su repercusión. Pero tras la muerte de Pierre Curie, en un accidente de tráfico, en 1906, la película se dispersa en diversos frentes que no sabe cerrar: el dolor por el fallecimiento de Pierre, el desarrollo de las investigaciones químicas de Marie, su lucha contra la machista comunidad científica de la época y su romance con el físico Pierre Langevin. En su parte final, el film se inclina hacia el clásico drama sentimental de sobremesa, perdiendo así gran parte del interés, hasta un tópico final y unas sobrantes imágenes post-créditos.

Como muchas otras películas de la actualidad, más preocupadas por la estética (excelente la fotografía de Michal Englert) que por el contenido, el film descuida lo más importante: explicar una historia que empatice con el espectador. El guión de la directora y de Andrea Stoll no saca el partido de los elementos más complejos de la biografía de Curie, como su batalla contra la misoginia de la época, ni se sumerge en profundidad en el alcance de su trabajo. En cambio, la narración se estanca en elementos mundanos de la vida de la química, troceados en ocasiones por unas elipsis que no acaban de funcionar correctamente.

Marie Curie, por lo tanto, se queda como un retrato muy lineal, frío, lánguido y distante de la vida de un personaje muy atractivo; una oportunidad desaprovechada.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X