Déjame salir
7.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Chris es un joven afroamericano que sale con una chica blanca, Rose. Ella le invita a pasar el fin de semana en casa de sus padres para conocer a su familia. Chis es recibido muy amablemente por sus suegros pero a medida que avanzan las horas es testigo de una serie de comportamientos extraños… Una casa retirada en medio del campo, un recibimiento inquietante, Déjame salir (Get Out), la película de terror que ha triunfado en EEUU, se apoya en elementos habituales del género, vistos en muchísimos films, pero ofrece algo nuevo, diferente. Aquí no hay fantasmas o brujas; la ópera prima de Jordan Peele retrata miedos y problemas reales: Déjame salir es ante todo una entretenida sátira de terror sobre el racismo de la sociedad norteamericana.

En los últimos años, desde Hollywood nos han llegado diversas películas de terror que suponen una cierta renovación del género, acercando los clichés de estas narraciones a las problemáticas actuales de nuestra sociedad. Algunas de estos films son obra de la productora Blumhouse, uno de los referentes del género en la actualidad, como las dos últimas e interesantísimas películas de M. Night Shyamalan (La visita, Múltiple). Déjame salir es la última joya de Blumhouse, un film que con un presupuesto limitado pero cargado de buenas ideas y consigue impactar al espectador, aportando novedades al género.

Surgido de la época post-Obama, el film se sirve del terror para hablarnos del racismo que subyace en el país norteamericano y, por extensión, en toda nuestra sociedad. El guión, también de Jordan Peele, plantea una sucesión de secuencias inquietantes que hacen que el interés ante el desarrollo de la trama se acreciente. Sin embargo, una vez desvelado el misterio, la acción se vuelve predecible y algo forzada y algunas situaciones no están desarrolladas convenientemente.

El trabajo de Jordan Peele es especialmente destacable en la dirección de actores. Todos ellos están formidables en sus roles, con mención especial para el británico Daniel Kaluuya, en el papel protagonista, y para Catherine Keener. Suya es la mejor escena del film, la que tiene lugar en el salón de la casa. El film está plagado de buenos secundarios, como el interpretado por Betty Gabriel. Hay que apuntar, no obstante, que esta fina crítica al racismo y la segregación contiene el típico personaje afroamericano guasón que no encaja con el tono general de la obra.

El film ha suscitado mucha atención allá donde se ha estrenado, incluyendo rumores de posibles nominaciones a los Premios de la Academia. Habrá que esperar para comprobar el recorrido final del film, pero ahora mismo sí que se puedo afirmar que este irregular film es una buena muestra del nuevo cine de terror americano de los últimos años, películas que sin perder su espíritu disfrutable resultan mucho más potentes, evocadoras y profundas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X