Ayer hablábamos de una de las figuras políticas más importantes del siglo XX, Winston Churchill. En la jornada de hoy del Festival Internacional de Cine de Barcelona – Sant Jordi se ha proyectado el biopic de una pintora canadiense, poco conocida en nuestro país, cuya historia personal es enormemente inspiradora.

Maudie BCN Film Fest

Maudie

Maud Lewis (1903-1970) fue una mujer vitalista de Nueva Escocia (Canadá), de familia humilde y que padecía artritis reumática. De formación autodidacta, sus pinturas consiguieron un enorme éxito y en la actualidad es considerada una de las artistas folk más importantes del país. La realizadora irlandesa Aisling Walsh, con una amplia trayectoria en el mundo del cine y las series de televisión, dirige el film sobre Maud, que obtuvo un gran éxito en su exhibición en el pasado Festival de Toronto (por cierto, la nómina de grandes películas provenientes del último TIFF es infinita: Arrival, La La Land, Manchester by the sea, Paterson, Elle, The Handmaiden, Frantz, Nocturnal Animals, Raw, Christine, …).

El guión de Maudie se centra, tal vez en exceso, en narrar la difícil relación sentimental de la protagonista con Everett Lewis. Maud, cuya artritis reumática le acarreaba una existencia difícil, se queda huérfana a los 33 años y, tras una temporada junto a su hermano y su tía, dos familiares que no creían que fuera capaz de valerse por sí misma, se marcha a trabajar de criada al hogar de Everett, un vendedor de pescado que buscaba alguien que se encargase de las tareas domésticas. La actriz inglesa Sally Hawkins se luce como Maud, realizando una transformación magistral, tanto física como emocional. A su lado, también brilla Ethan Hawke en su interpretación del huraño y solitario Everett. Entre las dos almas tortuosas, llenas de heridas por un pasado no resuelto, se irá creando una conexión singular, imperfecta, bruta, pero también dulce y sensible.

Hacia la mitad de la cinta, la apuesta por la trama sentimental eclipsa otros aspectos interesantes de la vida de Maud, como su lucha contra el dolor y las adversidades que padece o el desarrollo de sus capacidades artísticas que cristalizaron en pinturas donde abundaban las flores y los animales, pinturas llenas de vida. Sin embargo, la magnífica interpretación de Hawkins y la realización de Walsh, con muchos primeros planos de la protagonista, ensalzan el coraje y la fuerza interior de Maud.

Hacia el final de la cinta, Maud mira al exterior a través de una ventana y afirma que toda la vida está enmarcada, como una obra de arte. Este notable film nos enseña que, a pesar de las adversidades, se puede llegar a la realización personal gracias a esforzarse por mantener una bella, creativa y emocional visión de nuestro entorno. La vida está ahí fuera, sólo hay que salir a su encuentro.

Nota: 7,5

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies