“Según venga el juego” de Joan Didion
8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Tras publicar algunas de sus obras mayores de madurez, como El año del pensamiento mágico, Random House edita ahora Según venga el juego, una nouvelle de culto de Joan Didion, que se encuentra entre las cien mejores novelas en lengua inglesa según la revista Time. 
California fue –todavía es– la tierra prometida del capitalismo de atracciones. Sin embargo, Los Angeles y Hollywood son también el enclave favorito de buena parte de las narraciones modernas del apocalipsis. Joan Didion es probablemente una de las más perspicaces cronistas del derrumbe del gran mito californiano después de Francis Scott Fitzgerald; también ha sido una excelente reportera del Nuevo Periodismo norteamericano (como confirma la recopilación de artículos Los que sueñan el sueño dorado) y una interesante guionista (junto a su desaparecido marido John Gregory Dunne) de algunos de los filmes más borrascosos y solipsistas de la era del New Hollywood, como Pánico en Needle Park (Jerry Schattzberg, 1971) o Confesiones verdaderas (Ulu Grosbard, 1981). En su obra confluye la visión panorámica con el primerísimo primer plano. En los libros testimoniales El año del pensamiento mágico y Noches Azules, Didion ha conseguido aunar el lirismo y la introspección para abordar lo que ella misma ha definido como “la muerte de la luz”, mediante una descarnada a la par que poética descripción de algunos dolorosos episodios de su propia biografía.

Antes de convertirse en una de las grandes narradoras de la literatura del yo, Didion escribió novelas de culto como Según venga el juego, que ensayan parecidos juegos de introspección mediante persona interpuesta. Maria Wieth es una actriz y modelo con una trayectoria errática que acaba de separarse de un director de cine con una carrera en ascenso y que tiene una hija de cuatro años internada en un centro médico para niños con necesidades espaciales. La novela describe un periodo especialmente difícil de una vida que oscila entre el hedonismo y la desesperación. Maria está deslizándose suavemente hacia lo que ella define como lo “innombrable”, una caída que tiene que ver con “latas de sardinas vacías en el fregadero, botellas de vermut en los cubos de basura, dejadez más allá del punto de no retorno”…

Didion traza un suave y amargo retrato impresionista y oblicuo de un indisimulado alter ego de juventud. Hay en Maria un extrañamiento vital que coincide con el de la propia Didion. Mucho más adelante, en Noches azules, dirá: “La realidad es que no me he adaptado de ninguna manera a la vejez”. Aquí, nos confirma que tampoco llegó a adaptarse nunca del todo a la juventud. Su protagonista es una especie de Merseault a la americana que merodea con indolencia por un mundo a la vez precario y lujoso, como también lo hacen los personajes de piezas maestras del crepúsculo californiano como el filme Bienvenido a Los Ángeles (1976) de Alan Rudolph. La prosa sintética y elíptica de Didion, con diálogos lacónicos, aparentemente banales pero preñados de misterio, depara numerosos momentos brillantes. Sus dotes para la observación le sirven para describir el inicio de putrefacción de un mundo que parece impoluto y brillante. Leer esta breve novela es abandonarse plácidamente a un desasosiego que el lector (postmoderno) probablemente también podrá reconocer como propio.



Editorial: Literatura Random House
Web editorial
ISBN: 9788439732136
Páginas: 192
Precio: 17,90 €


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies