La senyora Florentina i el seu amor Homer
7.5Nota Final

A principios del siglo XX, en el barrio de Sant Gervasi de Barcelona, una profesora de piano, triste y dependiente de un amor no correspondido, espera los viernes por la tarde para verlo. Poco a poco, esta dinámica se irá alterando para construirse una personalidad libre e independiente. Para alejarse de un mundo masculino donde se siente atrapada.

Con este argumento, el universo de Rodoreda transforma lo que en apariencia podría ser una comedia burguesa en algo que va más allá de la reivindicación de la feminidad y de su libertad. Esta es quizás la más relevante de las cinco obras que Rodoreda escribió en su breve carrera como dramaturga durante la década de los años 50. A pesar de que nos provoca una sonrisa, algo nos remueve las entrañas. Mario Gas la estrenó con una agridulce cotidianidad en 1993, con una gran Rosa Novell. Ahora, con un tono que pretende conectar al espectador desde el humor, Sergi Belbel dirige La senyora Florentina i el seu amor Homer en la sala grande del TNC.

La escenografía, más propia de un cuento modernista de Tintín que del Sant Gervasi de principios del siglo XX, se convierte en el único elemento negativo de la función. Pese al canto a la vida que transmite el texto, una excesiva floración y una gárgola hiperbólica sobresalen en un escenario que no lo necesita. Y un servidor se pregunta si este hecho no responderá más a la voluntad de llenar un gran espacio que a la de respetar el tono de la obra. Por otro lado, sin embargo, nos encontramos ante un texto sólido y amigable que gira en el imaginario de la mujer. Los miedos, los deseos y los prejuicios se encaran con las alegrías, las aversiones y los juicios hacia los hombres. Y es que nos encontramos ante una obra desgraciadamente universal, de una excelencia constructiva y de un tema y unos valores todavía vigentes. La libertad de las mujeres como seres humanos grita a los cuatro vientos ser escuchada y respetada. Y en este sentido, el texto de Rodoreda trata los mismos temas de sus novelas. Rodoreda denuncia la subyugación de las mujeres en un mundo masculino. Y a través de diferentes realidades femeninas deja a los hombres a la altura del betún.

La gran apuesta de Sergi Belbel ha sido enfocar en el humor la reflexión en un texto donde la acción no se deja ver. Donde el ritmo pausado no se detiene en las sutilezas. Donde se prefiere la caricatura de esta retahíla de mujeres amigas, que de una manera u otra se sienten abandonadas. La senyora Florentina i el seu amor Homer, a través de unas interpretaciones magistrales encabezadas por Mercè Sampietro y Margarida Minguillón, pinta un panorama esperanzador. Una visión eminentemente femenina que, desgraciadamente, todavía nos sorprende. Cabe destacar, además, el papel de Zeferina. Una mujer venida de la Cataluña rural que se contrapone a la mujer burguesa para acabar defendiendo un frente común. Un caramelo de personaje que Elisabet Casanovas aprovecha, gag tras gag, para ponerse el público en el bolsillo. En definitiva, nos encontramos ante una comedia divertida y con mensaje: un grito de esperanza a la feminidad, a la independencia femenina y a la libertad de las mujeres.



Teatro: TNC
Web teatro
Autors del texto: Mercè Rodoreda
Dirección: Sergi Belbel
Intérpretes: Carme Callol, Enric Cambray, Elisabet Casanovas, Gemma Martínez, Margarida Minguillón, Mercè Sampietro, Toni Sevilla, Teresa Urroz

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies