El Señor de los Anillos y la OBC en L'Auditori | La Finestra Digital

Ahora que es temporada de Oscars, y teniendo en cuenta la duración de estas galas magnánimas, sería de buen recibo la propuesta de unir las categorías de Mejor banda sonora, Mejor actriz protagonista y Mejor actor protagonista en una sola. Las tres en una. Y si bien parece incongruente al primer vistazo, basta con pasarse por el Auditori a admirar la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Catalunya interpretando El señor de los anillos: Las dos torres para darse cuenta que es, incluso, recomendable. Y es que en este universo, donde la maravilla de la pantalla se viste con la presencialidad de la banda sonora en directo, el protagonismo baila entre la música y el film, confundiéndose y mezclándose con brutalidad meridiana.

Gracias a la iniciativa de la OBCinema, que atrae la proyección de películas con el acompañamiento presencial de orquesta y coro, se rompe la vieja relación fílmica pantalla-espectador. Se revierte el valor del sonido. Te golpean en persona. En este caso, con la partitura de la segunda parte de El señor de los anillos de Howard Shore, con dos elementos con continuidad musical contrapuesta siempre: colisión y esperanza, todavía con más intensidad. Del inicial Foundations of Stone al mesiánico Breath of Life. De la presentación del conflicto interno de Smeagol al batallón final. Visceralidad en el Auditori. Así, no es de extrañar que las entradas para este viernes, sábado y domingo estén a punto de agotarse, aglutinando cerca de 5.500 personas. Y más cuando pones en sobre-valor aspectos musicales que se te podían pasar por alto en cualquier otra proyección..

OBCLordoftherings

Por ejemplo, que las voces corales con ecos gregorianos elevan cualquier olor a batalla ya nos había quedado claro a través de la historia del cine, pero si tienes la oportunidad de comértelo en directo, de la mano de los coros Lieder Càmera, Madrigal i Infantí y del Orfeo Català, quizás lo entiendes por la vía rápida. O con las primeras voces de la soprano Clara Sanabras, o los niños solistas Alejandro Abad Vegas y Emma Campàs. A todo esto cubiertos por más de setenta músicos dirigidos por Ludwig Wicki.

En definitiva, a pesar de que este acompañamiento musical fuera el menos premiado de la trilogía de la Tierra Media (ganador en la primera y la tercera parte en el Oscar a Mejor banda sonora), mantiene la atmósfera parida y bendecida para el icónico mundo de El señor de los Anillos y El Hobbit. También eleva los pulsímetros y, por qué no decirlo, pisa en alguna ocasión la claridad de algún diálogo. Pero con la piel del oso bien cazada, colocada y vendidad, ya se puede decir claro: brutalidad. Espectáculo extra-sensorial en el Auditori. Brindis de cinéfilos y melómanos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies