Melanie. The girl with all the gifts
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Uno de los temas más recurrentes del audiovisual fantástico de los últimos años son las historias sobre muertos vivientes. El director escoces Colm McCarthy, realizador de diversos capítulos de series de la BBC (Sherlock, Doctor Who, Peaky Blinders, entre otras) presenta su aproximación a este subgénero. En un futuro cercano, la humanidad ha sucumbido a una pandemia zombi. En una base militar de Inglaterra, un grupo de científicos investiga a un grupo de niños, a medio camino entre los humanos y los muertos vivientes, para hallar la cura a la extraña epidemia. ¿Y quién es Melanie? La niña más singular del grupo que juega un papel crucial en la supervivencia de la raza humana.

El film no presenta un tratamiento original del tema pero su narración es atractiva y su atmosfera asfixiante y contundente. Especialmente remarcable es la primera parte, donde presenciamos las evoluciones de los niños infectados y su conflictiva convivencia en la base con los soldados y científicos. En estas escenas McCarthy realiza una puesta en escena muy acertada, tremendamente sugerente. La segunda parte, cuando la acción se desata y expande, resulta menos interesante y un ritmo más irregular, pero contiene un buen puñado de escenas memorables por su crudeza.

Melanie. The girl with all the gifts

El guión es obra del escritor inglés Mike Carey que adapta su propia obra homónima. Se trata de una narración absorbente que consigue salir de los lugares comunes vistos en películas similares y elabora una potente reflexión sobre qué es aquello que nos hace humanos y cuáles son nuestros límites éticos. Sin duda el valor del texto se ve reforzado por el trabajo actoral, en especial el de los tres destacados personajes femeninos. La pequeña Sennia Nanua es la gran sensación de la película. Realiza un trabajo espectacular con Melanie, transmitiéndonos fiereza, pero también ternura e inteligencia. Su interpretación es de aquellas que se mantienen largo tiempo en el recuerdo y fue recompensada con el premio a la mejor actriz en el pasado Festival de Sitges. Glenn Close y Gemma Arterton también están estupendas con sus interpretaciones de la doctora Caldwell y de la profesora Justineau, respectivamente.

También destaca la fotografía de Simon Dennis, con sus tonos marrones y anaranjados que otorgan una estética melancólica y amenazante a todos los escenarios, y la música del compositor de origen chileno Cristóbal Tapia de Veer, que ya había demostrado su capacidad evocadora en el score de la serie Utopía.

Al igual que la coreana Train to Busan”, “Melanie no es otra película más de zombis, sin alma, sino un film electrizante y conmovedor, una historia viva y consistente que, partiendo de su premisa fantástica, elabora un potente discurso sobre la consciencia humana. Y con un final… ¡qué final!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies